SociedadUrbanización

Se potencian proyectos laborales surgidos en los barrios populares

A un año de la sanción de la ley en la Legislatura, cada vez más proyectos laborales surgidos en los barrios populares se potencian con los programas de integración impulsados desde el Ministerio de Desarrollo Humano.

Aun año de la sanción de la Ley de Economía Popular y Social porteña, poco a poco la normativa, que fuera votada por unanimidad en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, va generando las condiciones necesarias para el fortalecimiento de este tipo de economías y para que puedan lograr su integración a las diferentes cadenas de valor de de la Ciudad.

En este sentido, y desde que se implementó la ley, los programas de asistencia financiera ya ayudaron a más de 5.100 emprendedores y trabajadores de los barrios populares, sobre todo. Los datos surgen del Registro de Unidades Productivas de la Economía Popular y Social (Rupepys), que funciona como la puerta de acceso a las herramientas que ofrece el Gobierno de la Ciudad, a través del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. En los primeros cinco meses de funcionamiento, ya hay más de 1.500 unidades productivas inscriptas (cada unidad es un emprendimiento que puede ser desarrollado por una sola persona o varias) y el objetivo es alcanzar las 3.500 a finales de 2022.

Una segunda iniciativa fue el lanzamiento del Programa de Asistencia Técnica, orientado a aumentar las capacidades productivas y ampliar las herramientas de comercialización de cada emprendimiento. Se espera que para diciembre de 2023, más de 2.100 proyectos laborales, al menos, hayan recibido capacitación para aumentar su producción.

Imagen de Referencia

Otra iniciativa fue la asociación de empresas y organizaciones del sector privado en general con los emprendimientos a través del mentoreo. En este caso, empresas líderes de distintos segmentos mentorean emprendimientos populares, enseñándoles habilidades administrativas y financieras, y dándoles herramientas para optimizar sus circuitos de trabajo. El objetivo es promover la inclusión de la economía popular y social en sus cadenas de valor. Empresas como Hilton Buenos Aires, Enel, Silos Areneros, Accenture, IDEA, Toyota, Limpiolux, Sistema B, Grupo Mitre, Banco Comafi, Trasa, Tarjeta La Anónima, entre otras, están comprometidas a apoyar la producción con valor popular a partir de diferentes herramientas que se impulsan desde el Estado como, por ejemplo, rondas de negocios.

Vivero orgánico Rodrigo Bueno

Elizabeth es una emprendedora que organizó su proyecto Vivera Orgánica Barrio Rodrigo Bueno. “En el transcurso del tiempo fuimos vendiendo la producción que teníamos a vecinos de Puerto Madero. El Hilton fue un contacto que fuimos desarrollando y pudimos seguir vendiéndole durante la pandemia. Lo que hacen ellos es llevarlo a su propia gastronomía, porque valoran mucho poder contar de dónde vienen las cosas que hacen y su calidad. Lo venimos haciendo desde hace ocho meses y la idea es seguir haciéndolo”.

Federico Rodríguez vive en la Villa 1.11.14 y desarrolló un proyecto textil durante la pandemia, que le permitió vender mochilas y riñoneras a la automotriz Toyota: “Iniciamos el contacto con empresarios en un encuentro entre las dos partes, la economía popular y los empresarios. Ellos se interesaron y vieron el valor. Queremos que la economía popular sea una salida colectiva, ya que podemos demostrar productos de calidad”.

Lee la nota completa en : http://www.perfil.com

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close