CulturaDeportesSociedad

Adiós al héroe de Villa Fiorito

A los 60 años falleció Diego Armando Maradona, figura deportiva, social y política de un país entero.

El ejemplo de caer a lo más profundo y poder levantarse tantas veces. Hoy se levantó tanto, tanto que está en el cielo mirando y guiando a los más oprimidos de la tierra.

Un ídolo que pateó el tablero y cruzó la línea imaginaria de lo marginal, defendió a la bandera de la selección argentina y se le plantó a los poderosos, como ningún otro había hecho. Defendió a los humildes porque nunca olvidó sus raíces y al barrio que lo vio crecer y convertirse en un astro deportivo.

El de las piernas más lindas, el morocho de rulos rebeldes que conquistó el corazón de un país. Reconoció sus errores y pidió perdón. Volvió al club de sus amores, se reencontró con la argentinidad y se reconcilió una y otra vez con el pueblo al que nunca abandonó.

Diego Armando Maradona nació el 30 octubre de 1960 en Lanús. Dalma Salvadora “Tota” Franco, Doña Tota para la Argentina, fue su madre y Don Diego Maradona, su padre. De su infancia en el barrio de Villa Fiorito sabemos mucho, de su vida en Europa también.

Una y otra vez venció a los fantasmas de sus excesos y angustias. El Diego resucitó tantas veces, que ya es inmortal, mucho más allá de esta vida terrenal y volvió un día a su planeta.

El pueblo villero rinde su homenaje, “se apaga una luz villera que supo poner a la villa Fiorito en el Mundo”.

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close