SaludSociedadUrbanización

Qué situación enfrentan las villas porteñas en la segunda ola

Hay preocupación porque el aumento de casos de Covid en la ciudad sature el sistema e impida tratar a las personas contagiadas en los barrios populares; la Ciudad refuerza los testeos

Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria del Ministerio de Salud porteño, señala que en los barrios populares entre los siete Dispositivos Estratégicos de Testeos para Coronavirus en Terreno de Argentina (Detectar) han incrementado las pruebas diagnósticas.

“Estamos testeando más, pasamos de 400 tests por día en todos los barrios populares a 600. En el pico del año pasado estimábamos que por cada positivo había otros 10 que no detectábamos, pero ahora es distinto porque testeamos hasta a los asintomáticos”, indica Battistella.

Anteayer, el gobierno de la ciudad detectó 78 casos positivos de coronavirus en los siete barrios populares más grandes del distrito. Esos son las villas 31, 1-11-14, 21-24, 15, 20, Carrillo y Rodrigo Bueno. No hubo fallecidos y 101 personas recibieron el alta médica. El conglomerado que más casos y fallecidos tuvo desde el comienzo de la pandemia fue la 1-11-14, con 7017 infectados y 110 decesos. En total, entre todos los barrios mencionados hubo 20.736 casos y 307 muertes.

Durante el año pasado, uno de los interrogantes era si los barrios populares podrían alcanzar la inmunidad de rebaño que los protegiera para enfrentar la segunda ola, que ahora atraviesa territorio porteño. Pero, según Battistella, aún están lejos de la meta.

La Capital tiene aproximadamente 50 asentamientos o barrios vulnerables. Según el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, de ese universo ya se vacunó al 55% de la población mayor de 80 años, al 40% de los mayores de 70 y al 5% de los mayores de 60.

En la villa 21-24, en el barrio de Barracas, que tuvo 4134 casos y 48 fallecidos, el padre Lorenzo “Toto” De Vedia, que dirige la Parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé en la entrada del barrio, dice tener una sensación inquietante respecto de lo que vendrá en los próximos meses, aunque destaca que durante el año pasado el barrio pudo estar a la altura y, a pesar de las dificultades, pudieron cubrir las necesidades de la gente.

“En 2020 el barrio estuvo a la altura de las circunstancias. Ahora hay una sensación de mucha preocupación. Racionalmente se sabía que la cosa no estaba solucionada, pero reinaba cierta tranquilidad que ahora de modo abrupto se acabó. Hay que reacomodarse de vuelta. Por lo menos ahora sabemos de qué se trata este virus, pero para la gente perder las changas es algo complicadísimo que traería muchos perjuicios. Al mismo tiempo, la gente tiene conciencia de que hay que cuidarse; si hubiera que volver a estrechar las restricciones, estimo que se van a acatar. En los barrios los casos están creciendo porque hay un gran intercambio con el resto de la ciudad”, afirma De Vedia.

Juan Isasmendi, el cura que está al frente de la Parroquia Madre del Pueblo, en la 1-11-14, coincide con la preocupación de De Vedia. Señala que se nota la saturación del sistema sanitario. En repetidas oportunidades él tiene que levantar el teléfono para pedir que atiendan a los vecinos del barrio. También pide que se despliegue una campaña en la villa para concientizar a la gente sobre la importancia de la vacunación y facilitar el empadronamiento.

“Hay gente que reclama en la puerta del Piñero para ser atendida. El personal de salud está haciendo un esfuerzo enorme, pero el sistema tiene un límite. Yo creo que la gente en el barrio en su gran mayoría se cuida, quedó un gran trauma por lo que pasó el año pasado y nadie quiere que se repita. Todos recuerdan a las familias infectadas, los fallecidos, las filas interminables en los comedores”, repasa Isasmendi.

Una de las trincheras más importantes para sostener al barrio durante la pandemia fueron, y aún son, los comedores comunitarios. Esos lugares y sus referentes, que representan el corazón de los barrios desde el que se teje un entramado que sostiene a los más vulnerables, el año pasado tambalearon a causa del coronavirus.

Según dijeron fuentes del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño a LA NACION, cuando se termine de vacunar a los mayores de 60, se inoculará a aquellos que estén acreditados como trabajadores de un comedor comunitario y se los considerará “personal estratégico”.

“Se trata de unas 3000 personas, incluyendo voluntarios y colaboradores de los 470 grupos asistidos y comunitarios, los centros de primera infancia, jardines comunitarios y hogares que tienen vínculo formal con el ministerio. El coronavirus ha destrozado estas redes internas. Y esta es una realidad que se replica también en todos los barrios vulnerables de la ciudad y el conurbano bonaerense”, indicaron desde la cartera que dirige María Migliore. También hay trabajadores barriales, promotores sociosanitarios y personas que hacen ollas populares y no están registrados, pero realizan el mismo trabajo que los otros y no serán vacunados como estratégicos porque no hay un marco normativo que los ampare.

Alejandro Amor, defensor del pueblo de la ciudad de Buenos Aires, sostiene que le solicitaron al ministerio que empiece a intervenir con más fuerza para brindar alimentos y artículos de limpieza a los vecinos de los barrios vulnerables. “La Defensoría del Pueblo, además, tendrá un trailer en los barrios para atención pediátrica, ginecológica y de medicina general a partir de la semana que comienza para atender a las personas que no se pudieron atender en un hospital por la saturación del sistema”, dice.

Lee la nota completa en www.lanacion.com.ar

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close