SaludSociedadUrbanización

La mitad de los chicos de la Argentina están expuestos al menos a algún tipo de contaminación

El nuevo documento del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA), reveló con el fin de relevar pormenorizadamente los déficits en el hábitat y el espacio de la vida de niños, niñas y adolescentes, de 0 a 17 años, en los principales aglomerados urbanos del país.

El 50,6 por ciento de los y las niñas y adolescentes del país está expuesto a algún tipo de contaminación. Dentro de esta cifra contundente hay una gran variación según el estrato económico-ocupacional: mientras los chicos más pobres se ven afectados en el 61 por ciento de los casos, los que viven en familias de estrato medio profesional no llegan al 18 por ciento.

El estudio se realizó en el tercer trimestre de 2017 y 2018 en Caba, Conurbano Bonaerense, Gran Rosario, Gran Córdoba, Gran Tucumán y Gran Mendoza, además de otras ciudades y áreas como Mar Del Plata, Comodoro Rivadavia, Gran Salta, Gran Paraná, Gran Resistencia, entre otras. Se trata de casi 11.000 casos. «Se vieron aspectos en clave de desigualdad social, relacionados con el medio ambiente en general,

el acceso al agua de red, cloacas y gas natural; y también recursos de la vivienda, como el mundo privado en el que viven las familias y los niños, vinculados a aspectos estructurales como servicios sanitarios. Porque una cosa es que la red de agua o la cloaca llegue al barrio, y otra que ingrese a la vivienda». En esa dimensión, además, se contemplaron cuestiones «menos visibilizadas del espacio de hábitat, como los lugares donde puedan estudiar los chicos o la tenencia de la vivienda y el miedo a perderla, que sin dudas tiene algún tipo de efecto».

La proximidad a áreas contaminantes está mucho más focalizada en ciertas infancias. Hay zonas geográficas en las que se pueden detectar situaciones de mucha problemática, que están coartando el estilo de vida de muchos chicos.

En el Gran Tucumán casi ocho de cada 10 niños, niñas y adolescentes están en riesgo); en el conurbano bonaerense ronda el 50 por ciento, siendo la zona oeste la más afectada; Gran Córdoba también se acerca al 60 por ciento y, Caba, representa un 34,4 por ciento.

En cuanto al acceso a servicios básicos como agua de red, calidad del servicio de la red de agua, cloacas y gas natural, el déficit más importante lo marca este último: casi cinco de cada 10 chicos viven en hogares donde no hay conexión a la red de gas.

En las villas hay acceso al agua apero no sale el agua de las canillas o se corta en verano. Y en otros sitios hay muchos hogares que dependen aún del agua de pozo. A nivel de aglomerado, GBA Norte de nuevo muestra cifras muy significativas. Este informe muestra otra de las caras de las múltiples vulnerabilidades con las que viven millones de chicos en nuestro país y, vuelve a poner sobre la mesa, la deuda que el Estado tiene con la niñez y, sobre todo, con las infancias pobres.

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close