SaludSociedadUrbanización

Tensión en Villa 21, entre el olvido y la desidia

Una nena de 15 años trata de salvar a su hermano de 3 años y muere en el intento, arrollada por un tren que pasa por la puerta de la casa de los habitantes de la Villa 21-24 de Barracas.
Si algo así hubiese sucedido en algún otro lugar del país que no fuera una villa sería un escándalo nacional y le costaría la cabeza a varios funcionarios políticos y hasta a algún responsable de la empresa concesionaria de trenes.

Desde hace años en Mundo Villa venimos denunciando el abandono de la Villa 21-24 de Barracas, que por no tener la visibilidad o la posibilidad de negociados que tienen otras villas de la Ciudad, ha quedado librada a su suerte de todas las políticas habitacionales y de urbanización e integración social.


Luego de la muerte de Luján Sofía Caballero López, la niña de 15 años, arrollada por el tren de carga después de salvar a su hermano de 3 años, los vecinos se agruparon para tomar esas tierras e impedir que vuelva a pasar el tren, que pasa dos veces al día a menos de 50 centímetros de las casas del barrio, en el sector que se conoce como Tierra Amarilla.
Un cartel pintado a mano dice, para que no haga falta aclarar nada: “el tren no pasa más”.
Tanto el gobierno de la Ciudad, como el gobierno Nacional solicitaron la “liberación” de las tierras. Por lo que se dio intervención al poder judicial. El Juez Federal Daniel Rafecas que interviene en la causa, intentó unir a las partes y establecer el diálogo, ante la negativa de las autoridades de gobierno redactó un oficio para que “liberen” las tierras y se desaloje a los ocupantes, haciendo especial énfasis en que sea sin violencia y sin armas, dado que hay niños y adolescentes dentro del lugar.
El predio está cercado por Fuerzas Nacionales y del Gobierno de la Ciudad que no dejan ingresar baños químicos, solo alimentos (menos mal que algo de corazón parece que conservan) y que apuestan al desgaste, bajo condiciones paupérrimas (incluida la lluvia de estos días) para que las 250 familias que reclaman se retiren y no se sientan “obligados” a la represión y la violencia que hasta el momento es la única respuesta del Gobierno a los reclamos de quienes no tienen nada y han quedado en la situación de mayor vulnerabilidad y desamparo luego de más de 1 año y medio de pandemia..


Hay que recordar que los terrenos ocupados son terrenos ociosos, pertenecientes al ferrocarril y por los que se ha reclamado durante años para que se transformen en soluciones habitacionales para las miles y miles de familias que padecen la falta de una vivienda en la Villa 21-24.
Héctor “Tito” Arrieta es uno de los vecinos que está en el lugar y nos cuenta lo difícil de la situación: “Seguimos en el acá a pesar del hostigamiento de la policía Federal y de la Ciudad que nos escupió, nos apuntaron con sus armas y nos tienen sitiados, pero estamos resistiendo pacíficamente sin responder al hostigamiento.”
Además, cuenta: “Si hay cámaras dejan pasar los alimentos y los víveres, si no están las cámaras nos niegan la entrada. No nos han traído ni siquiera un baño químico.
Le pedimos dialogo al Gobierno tanto Nacional como de la Ciudad de Buenos Aires para poder resolver esta situación.”
Alan Gómez, corresponsal de Mundo Villa en la 21-24 y vecino del barrio nos cuenta: “Hay familias que no tienen dónde vivir y hace años que piden una respuesta del Estado y no han sido escuchados, hoy no hay manera de pagar un alquiler y alimentar a una familia.
Construyeron viviendas para el Procrear al lado del barrio y no tenemos acceso a esos planes, los vecinos quieren pagar sus viviendas, pero parece que fuera una cargada encima.”


El Padre Lorenzo “Toto” De Vedia remarca que “La muerte de Luján Sofía Caballero López es la consecuencia de la desidia de un Estado que no cuida a sus vecinos.
Hay que tener en cuenta que si la gente se fue a vivir al costado de la via donde pasa el tren no es porque eso le guste, sino porque viene de un lugar todavía peor.”
Y agrega “La toma de terrenos se debe a la bronca que se desató por lo que pasó y a la fuerte necesidad de viviendas que hay en el barrio. Y que desde el movimiento de Curas Villeros están en contra de cualquier respuesta violenta de parte del Estado y que debe haber dialogo y buena voluntad.”

“Donde hay una necesidad nace un derecho” dijo y me conquistó. Demuestren que son peronistas, resuelvan el conflicto de vivienda para las familias, sin violencia y con soluciones concretas y urgentes. De lo contrario en nada se diferenciarán al gobierno anterior, discriminador con los pobres, racista y xenófobo.

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close