CulturaSociedad

El adiós a Rubén Tizziani, periodista y maestro de la literatura

Falleció Rubén Tizziani, reconocido periodista, destacado escritor y nuestro querido amigo. Fue un hombre comprometido con el periodismo y la realidad de los barrios.

Para nosotros aprendices del periodismo, pichones de escritores, haber tenido la fortuna de cruzarnos con Rubén fue un premio, un lujo exagerado que nos regaló vaya a saber qué azar. Rubén fue un escritor desde muy joven, empezó escribiendo artículos estudiantiles, y luego a la edad de 20 años, edito con otros escritores y amigos su propia revista.

Tener frente a nosotros a un escritor y periodista de los de antes, a una leyenda de aquellos tiempos, de los famosos años ´70 cuando prácticamente se fundó una tradición de lucha y militancia. Un hombre que cargaba con el exilio del momento más oscuro de nuestra historia reciente, tan lleno de historias y de cuentos fue un verdadero privilegio, pero trayectoria se acrecienta, ya que Rubén no solo fue periodista, sino también un gran escritor, y guionista argentino, además de que se lo considera uno de los pioneros de la Literatura Negra en Argentina.

Lo conocimos gracias a la generosidad de su compañera, Maria De Vedia, nuestra compañera también y descubrimos en él las mejores cosas que puede tener una persona, esas que solo aquellos que han llegado a un sentir de la vida diferente tienen. A pesar de ser quién era encontramos a una persona muy humilde, capaz de escucharnos y de hablar de igual a igual con nosotros y hasta nos regaló un montón de historias.

Hallamos en él a un hombre mayor con una curiosidad inagotable y una sensibilidad y una risa inocente como solo los que tienen alma de niño pueden conservar, llevaba una vida comprometida con los otros, comprometida con los más humildes, y además muy liberado de las cosas materiales, lo que le importaba a Rubén, era la sensibilidad de las personas.

Sus logros artísticos y laborales son muchos y muy destacados, pero no estamos acá para eso, estamos para despedir a un amigo, con el único consuelo de saber que solo se nos adelantó un poco y que más temprano que tarde vamos a volver a reunirnos para disfrutar de un asado en su compañía, en medio de vasos de vino y charlas. Sabemos que fue una persona con un espíritu muy libre, y ahora lo será mucho más.

Mientras tanto nos quedan sus libros, Los borrachos en el cementerio, Siglo XXI (1974); Noches sin lunas ni soles , Siglo XXI (1975); El desquiteEmecé (1978), Todo es triste al volver , Catálogo (1983), entre tantos otros, sus historias, y las que nos comparten los que los conocieron y quisieron tanto.

En su basta trayectoria periodística trabajó en los diarios Clarín, La Nación y fue jefe de redacción de La Razón y en el diario La Nación de Paraguay. Cubrió el golpe de estado en Perú, y en Francia trabajó para la Agencia France Press (AFP). En radio y televisión se desempeñó como guionista y productor. Y escribió memorables publicaciones en revistas nacionales e internacionales como la Unesco.

Rubén compañero y amigo gracias por haber sido parte de Mundo Villa, tu sonrisa, tu empuje, tu compañía nos hizo mejores, te vamos a extrañar.

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close