Deportes

Hasta siempre uruguayo

“Dí hasta lo que no tenía” la frase que era la iniciativa de esta despedida. Rodrigo Mora que desde el 2012 quedó en los corazones de cada hincha, con 184 partidos jugados y 41 goles. Nunca había recibido una tarjeta roja en su paso por River, ganando nueve títulos, seis internacionales y tres locales.

Por Karen Paulas

Alumna del taller de periodismo de la Villa 31

Lamentablemente el 22 de Junio del 2017 fue sometido a una operación de la cabeza del fémur. Algunos doctores y personas creían que no volvería a jugar, todos los hinchas de River le brindamos mucho afecto en esa situación y Mora siguió jugando un año más con dolor, dando hasta lo que no tenía. Aún así con 31 años este gran jugador se despedía el 13 de Julio del 2019.

El tren se detuvo en Ciudad Universitaria, a la izquierda estaba el Estadio Monumental y adelante el Puente Labruna. Estaba en la fila para ingresar a la cancha y después de unos minutos avanzó, subí las escaleras rápido para agarrar un buen lugar y disfrutar. Llegue al primer piso, levante la mirada y ví ese verde tan resplandeciente con la red de los arcos con el número siete que Morita usaba y a sus alrededores la gente que copaban las tribunas.

En el desfile de murga que hubo nos contagió la alegría y entusiasmo viendo a cada uno de esos chicos sonreír mientras bailaban, otros con bombos y también aquellos que flameaban las banderas de los colores del club. En el escenario que se armó para Sofía, una pequeña hincha de River que le había confeccionado una letra al Uruguayo, para homenajearlo ante la noticia de su retiro del fútbol. Acompañada de su papá, Sofía canto en pleno Monumental. Comienzan a anunciar quienes iban entrando a la cancha, todos se llevaron aplausos y ovación, el primer ingreso fue de los campeones de la Libertadores 2015 y luego los últimos campeones del 2019, aparte de ellos también participaron los amigos y compañeros de una grabación para una serie en la que Mora participa. Solo faltaba el ingreso de él a la cancha y fue ahí cuando comenzamos a gritar “¡Uruguayo, Uruguayo”! encendiendo el flash de los celulares grabando, haciendo que el Monumental brillara.

Cuando empezó el partido cantamos esas canciones que te animan, era una verdadera fiesta Riverplatense, cada gol que hacían era un desahogo al alma y se gritaba como si fuese el último, deseando que nunca acabe. Pero notamos que se acercaba el final, cuando Máximo, el hijo de Morita ingreso a la cancha para compartir ese último momento inolvidable junto a él. Con un abrazo tan fuerte entre ellos marcaba el final del partido. La iluminación del Estadio había bajado, en su entorno estaba toda la familia de Mora y luego la gente de River, que filmaba ese momento en el que nos dirige unas palabras de agradecimiento, dejándonos una frase muy fuerte que nos marcó en el corazón a todos por siempre “ Todo lo que hagan, háganlo con amor”.

Y cerraba esta gran fiesta con las mismas palabras de esa apertura “Yo di hasta lo que no tenía” para luego dar la vuelta olímpica saludando a las tribunas, llevando en su espalda la bandera del país en el que nació, y le dijimos hasta siempre Uruguayo.

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close