OpinionSociedad

No es gatillo fácil, es asesinato.

Cuatro nenes de 17 años vuelven de entrenar en el Club Barracas Central, un auto particular se les cruza, bajan 2 personas con armas, los chicos creen que los van a robar e intentan escaparse, le disparan a la cabeza a uno de los chicos y lo matan.

Por Sebastián Deferrari

Si fuese un hecho de “inseguridad” sería transmisión en vivo las 24 hs con todo los periodistas ensobrados diciendo barbaridades y pidiendo desde el juicio político del presidente para abajo.
Los policías estaban de civil, sin uniforme, sin chaleco, sin chapa identificatoria, en un auto de civil también todo lo que nos recuerda los años más oscuros de nuestra historia reciente.

Como se trata de pibes humildes que fueron asesinados por policías de civil de la Policia de la Ciudad, el principado de la mafia del Pro, hacen silencio, la dibujan, dan informacion falsa, mienten descaradamente, distraen.

Lo dijimos miles de veces desde Mundo Villa la policía es la responsable de los maltratos y los verdugueos a los pibes y pibas de los barrios, las palizas, las encanadas gratuitas y los asesinatos.
Cuanto mayor es el apoyo y el beneplácito de los políticos sacan lo peor que llevan dentro, alimentar a esos asesinos con uniforme es un error que se paga con sangre y que no se puede cometer desde ninguna fuerza política.

En esto termina el discurso de odio, violencia, discriminación y mano dura que siembran desde los medios de comunicación hegemónicos. Hoy es Lucas, antes fue Walter, Luciano, Santiago y miles de pibes y pibas a los que mataron y miles de familias destruidas por un daño irreparable.
Se pasan el día fogoneando con mensajes en apoyo al gatillo fácil, al odio de clase, a la segregación social y a la criminalización de los pibes y las pibas de las villas. Enferman a la sociedad y les dan impunidad a estos criminales.

Esperemos que algún dia paguen sus culpas, son tan responsables como el asesino que le disparó a un nene de 17 años que volvia con sus amigos a su casa.

Y lo peor es que sabemos que esto no va a terminar mientras haya una Justicia cómplice del poder, una estructura policial y carcelaria servil a los intereses de unos pocos y un armado mediático al servicio de la impunidad y el encubrimiento de los hechos que se repiten una y otra vez.

Irónicamente la Ciudad amaneció con carteles que dicen “Felices 5 años policía de la ciudad”. Este hecho aislado es uno más de los 121 casos de “gatillo fácil” que lleva la Policía de la Ciudad. Macri y Bulrich seguramente deben estar celebrando y estarán esperando el momento para felicitar a los policías.

PIDEN BALA
(Un poema de Nina Ferrari)
Qué curiosos
esos sujetos
que piden bala.
No piden vivienda digna,
ni crianza amorosa.
Piden bala.
No piden pleno empleo
ni distribución de la riqueza.
Piden Bala.
No piden escuelas modelo
ni sueldos dignos.
Piden bala.
No piden por el acceso universal
a la salud pública
ni estatización de todas las riquezas.
Piden Bala.
No los he escuchado
Pedir por los más débiles,
Ni dar su tiempo por los olvidados,
Ni ofrecer su cuerpo y su vida
A la causa colectiva.
Sólo los escucho
pidiendo
Bala.
Piden Bala.
Son tan curiosos
Digámoslo:
tan miserables,
que hasta se avergüenzan
de ellos,
de que las nombren
y las reclamen,
las propias
balas.

Mostrar más

Notas relacionadas

Back to top button
Close