Salud

Vivir junto al enemigo: Contaminación del Arroyo Las Tunas

La comunidad que habita el barrio no cuenta con fuente de agua potable alguna.

Por Camila Hassan


El barrio Las Tunas pertenece a la localidad de General Pacheco, distrito de Tigre. Comprende aproximadamente 150 manzanas y está habitado por 25.000 personas que no encuentran salida. La comunidad que habita el barrio no cuenta con fuente de agua potable alguna. Tanto las napas freáticas, como el acuífero Puelche y por ende las canillas comunitarias de la zona, se encuentran contaminadas con altos índice de arsénico.


Gran porcentaje de la gente vive en condiciones muy precarias, sin agua corriente, cloacas ni gas natural. Esto sumado a la contaminación de las napas y del arroyo Las Tunas que lo atraviesa, con industrias papeleras y frigoríficos instalados sobre la cuenca a escasos metros de la población.
En los 80′ detrás de la represa Cascallares, se hizo un espejo de agua donde se criaron peces, pero ante una emergencia de copiosas lluvias, y la presión hidráulica hubo que abrir la represa, al tocar el agua del Reconquista murieron instantáneamente. Millones de peces muertos en todo el curso que deriva en el Río Luján y finalmente en el Río de la Plata.


Este proceso de deterioro se desarrolla y crece desde hace más de dos décadas poniendo en serio riesgo la salud y calidad de vida de miles de personas, sin ningún tipo de contención, prevención ni alerta por parte de las autoridades.


Distintos análisis realizados por AySA, la ONG Centro de Servicios Las Tunas, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) durante el año 2007 en las canillas comunitarias y otros lugares de la zona (como escuelas públicas) mostraron que los pozos presentaban en promedio una concentración de arsénico de 30 microgramos por litro (mg/l), cuando el límite es de 10 mg/l. Además, en el mismo cuerpo del informe se sugirió controlar la dosificación de cloro en las aguas analizadas.


En los últimos años se ha producido un crecimiento desordenado de los asentamientos de las zonas, que aumentaron de 237 en 2013 a 437 en 2016 y, paralelamente, también se incrementaron los niveles de contaminación y las enfermedades, lo que ha causado justificada alarma.

A su vez han sido reportados casos de intoxicación aguda por su ingesta de pozo con concentraciones muy altas (21 mg/l). Los primeros síntomas clínicos de intoxicación aguda incluyen dolor abdominal, vómitos, diarrea, dolor muscular y debilidad, con enrojecimiento de la piel, seguidos de entumecimiento y hormigueo de las extremidades, calambres musculares y la aparición de erupciones.


Los resultados del relevamiento de la ONG Proyectar fueron alarmantes: se halló una incidencia de enfermedades en el 75% de los lotes relevados, donde además los vecinos informaron infecciones o diarreas frecuentes en algún miembro del grupo familiar. El 26 corresponde a casos de infecciones respiratorias, el 21 a infecciones dermatológicas y el 29 a diarreas. El 47 de la población no posee cobertura de salud de ningún tipo.


Una mujer de 30 años que pidió reserva de su identidad relató que tiene quistes en el ovario por nacer y vivir al lado del Arroyo Las Tunas en una de las peores condiciones que se pueden encontrar en el Conurbano bonaerense. La vecina culpa de todas sus problemáticas a la principal fuente de contaminación del barrio, como sus tres hijos que tienen deficiencia pulmonar aguda. Los niños juegan al lado del arroyo porque no tienen educación para mitigar el calor y las inundaciones son cada vez peor.


El acceso al agua potable aún no se encuentra garantizado en el barrio Las Tunas.


Show More

Notas relacionadas

Back to top button
Close