Lunes 17 de Diciembre de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Cultura
Lunes 03 de Diciembre de 2018

Romeo y Julieta: de la literatura a la adaptación cinematográfica por los niños

Los protagonistas son los chicos quienes adaptaron los personajes y los hechos de la clásica obra literaria a la cotidianidad de la Villa 31.

  • Fotografía: Detrás de Todo.

Los talleristas del Centro Comunitario Cultural Detrás de Todo - Sueños Bajitos trabajaron en el montaje, guión y adaptación para producir un cortometraje inspirado en la novela de William Shakespeare "Romeo y Julieta"

El elenco estuvo compuesto por: Rolando Matías Zárate Calonga, Aarón Sánchez Franco, Matías Collazos, Melisa Cardozo, Ana Collazos, Rubí Ayala, Xiomara Zárate Villanueva, Tiziana Martinez, María José Quiette Montero, Brisa Borotto, Milagros Salinas Mendoza, Harry Quiette Montero, Gabriel Quiette Montero, Juan Pablo Raele, Mariano Agnone, Francisca Martinez.

Maggie Helou y Gastón Frías hablaron de la experiencia del rodaje y el trabajo con los chicos y chicas del centro.


¿Cómo surgió la idea del corto?
- La idea surgió a principios de 2016 cuando pensábamos en encuadrar al taller de teatro en algún proyecto. Pusimos un objetivo bien alto y pensamos en hacer Shakespeare. Nos decidimos por  Romeo y Julieta porque nos pareció que estaba relacionada con algunas problemáticas del barrio.  Estuvimos trabajando con el teatro del oprimido de Augusto Boal, teatro foro, con la premisa de que el teatro en sí mismo no es revolucionario, sino que es un ensayo para la revolución. Es a través del teatro que podemos ensayar situaciones cotidianas, representarlas y repensarlas. Así surgió el corto, en la búsqueda de un material que interpele a les niñes y al barrio. ¿Qué mejor que Romeo y Julieta? Cuándo, en una clase, les preguntamos qué les parecía, todos conocían una versión de la historia. 

¿Quiénes formaron parte? ¿Cuántos chicos en total? 
-El cortometraje lo protagonizaron los alumnos y alumnas del taller de teatro que hicimos en 2016 junto a Maggie Helou. Tres actores hicieron de Romeo, cinco actrices de Julieta, uno de Mercucio y otro de Tybaldo, trece en total. Además de los protagonistas, tuvimos la ayuda de dos actores, la madre de una de las actrices y de un gran equipo técnico incluyendo a Agustín Ibarlucía con quién co-dirigí el cortometraje. También contamos con el apoyo de la FUC que nos prestó algunos de los equipos para filmar.

¿Cómo fue el proceso de rodaje y el estudio del guión?
El proceso de rodaje fue largo, arduo pero muy emocionante. Fue un fin de semana completo donde dormimos poco pero lo disfrutamos muchísimo. Durante la pre-producción del cortometraje se habló mucho sobre ponerle el mayor profesionalismo en el "detrás de cámara" pero intentar que los niños y niñas lo sientan como un juego, que ellos no sintieran nuestro estrés o nuestro cansancio. Por eso los fuimos citando en diferentes horarios y programamos actividades paralelas con un montón de voluntarios y voluntarias que nos ayudaban mientras se iban grabando las escenas. 
Después nos tocó enfrentar el problema del texto. Durante medio año nos juntamos individualmente con les niñes para empezar a comprender un texto, que hasta nos es difícil a nosotros,  y memorizarlo. Lo que siempre tuvimos en claro es que no íbamos a presionar a ninguno a hacer algo que no quiera. Nosotros estábamos ahí como guías, elles fueron les protagonistas. 

-¿Cuál es la experiencia que les queda?
-La experiencia fue muy piola (no se me ocurre otra palabra). Creo que todos nos dimos cuenta que valió la pena meternos en este lío del texto shakespeareano, de  producción y realización cuando vimos el corto en DDT y los niños se miraban sonriendo con una mezcla de vergüenza y orgullo de verse a ellos mismos en la pantalla.

¿Cómo lo vivieron los padres?
-Tuvimos muy buena recepción de los padres y madres que vinieron a ver el cortometraje cuando lo proyectamos en el Centro Comunitario Detrás De Todo. Había quienes se emocionaban, sonreían o simplemente se limitaban a saludarte a la salida y decir "Me encantó". Incluso hubo algunas madres que nos ayudaron en todo el proceso de filmación, ya sea desde actuar, ayudarnos con la merienda, trayendo dos litros de jugo de naranja con hielo en plenna tarde con 30º de calor. Los pequeños actores y actrices eran a quienes se les notaba una mezcla entre orgullo, alegría y vergüenza por verse en una pantalla grande como si estuviéramos en el cine. De hecho, si todo se da bien, a comienzos del 2019 estaremos estrenándolo en el Cine Gaumont para que los niños y las niñas del taller junto a las familias puedan venir a verlo.

¿Tienen otros proyectos como este?
-Este año grabamos un cortometraje con el taller de adolescentes de teatro y para 2019 tenemos ganas de producir un cortometraje nuevo con los niños y niñas adaptando nuevamente alguna obra de Shakespeare. Para eso estaremos presentandonos a subsidios para poder hacerlo con la mayor calidad posible.