Miércoles 19 de Diciembre de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Lunes 18 de Junio de 2018

Verónica Mollericona, referente social de Villa 1-11-14

Verónica Mollericona es referente de la organización de mujeres “La Bartolina Sisa” y el comedor “Mujeres Creando”. Te presentamos una entrevista exclusiva.

Verónica Mollericona es oriunda de La Paz, Bolivia.  Llegó hace 8 años a la Argentina y tras un paso previo en Villa Celina desembarco en la villa 1-11-14 del bajo flores.

Al principio como era de esperarse sintió mucho el cambio de país, gente nueva, nuevas cosas, nuevas costumbres. 
“Para el migrante se hace doblemente difícil empezar de nuevo en un lugar totalmente extraño. En un principio no fue tanto ya que llegue al barrio de Villa Celina donde predomina la colectividad boliviana, por lo tanto no se notaba tanto el cambio.

Al tiempo por una cuestión de necesidades  debí mudarme acá a la villa 1-11-14, ahí recién vi la otra cara,  que me mostraba el abandono en el que se vive en las villas, es como que la sociedad mismo te excluye y uno lo ve de una manera, como decirlo, con bronca, impotencia. Ver delincuencia, que te están robando, que te están matando. La falta del estado aquí, las cloacas colapsadas y los chicos jugando entre las aguas servidas y la basura, el tema de la luz, que se cortaba a cada rato. Y nada fue eso lo que nos impulsó a nosotros a organizarnos como mujeres más que nada”.

¿Cómo empezó tu trabajo social en el barrio?
Nosotros arrancamos trabajando sobre todo el tema de la violencia de género, que muchas lo hemos vivido, lo hemos sufrido.  Prácticamente está muy arraigado en la colectividad boliviana el tema del machismo lamentablemente,  yo pienso que es un tema cultural en si, entonces ese fue el puntapié para nosotras, como que dijimos bueno hasta acá llegamos, tenemos que hacer algo.
Empezamos a organizarnos, yo en Bolivia había estudiado enfermería y participaba de una organización que se llama allá “Mujeres Creando” por eso le pusimos de nombre al comedor que coordinamos “Mujeres Creando”.  No era  feministas pero me gustaba su forma de pensar.
De esa forma yo iba hablando con mkis vecinas y para ver que se podía hacer, como podíamos responder a toda esa violencia tanto de género, como del estado dejándonos en la desidia.

Y así empezamos juntándonos en reuniones, charlas, en las cuales pensábamos como defendernos entre nosotras como mujeres. Al principio éramos pocas pero se fueron sumando de 4 a 8 después a 15 y ahí empezamos a pensar que más podíamos hacer . Y decidimos avanzar contra la la exclusión, el abandono en el que nos vemos inmersos los vecinos de las villas, abandono que no era tan solo de ese momento sino que venía de hacía décadas. Por ejemplo para ir a buscar trabajo si decís que sos de la villa poco mas y te sacan a patadas, supuestamente para quienes toman personal las villas son el peor lugar y por ende quienes vivimos en ellas no somos merecedores de un trabajo digno. Más de una vez escuche que en la villa solo viven delincuentes y no. Acá también hay gente que trabajamos, que estudiamos, que queremos salir adelante. Gente que tiene sueños como cualquier otra persona de cualquier barrio o cualquier provincia de la Argentina.

Entonces por eso nos organizamos, porque aquí hay mujeres preparadas, formadas, profesionales y amas de casa que tienen mucho para darle a su comunidad; de ahí nace la organización “Bartolina Sisa” que lleva el nombre de una referente  y valiente luchadora por los derechos de los indígenas, yo como originaria me siento orgullosa de poder llevar su nombre porque me representa tanto a mi como a mis ancestros.

¿Qué actividades desarrollan?
Bueno, nosotros empezamos de a poco y hemos crecido dado pasos muy grandes. Comenzamos con el tema de la violencia de género y de ahí empezamos a trabajar con el tema de la madre tierra, La Pachamama que para nosotros es muy importante.  
A veces muchos porque viven aquí vemos que no les importa el tema de cuidar el medio ambiente, tiran la basura por cualquier lado y nosotros dijimos  -¿Qué hacemos con el tema de la basura?- nosotros como bolivianas, como originarias, respetamos nuestra madre tierra y sabemos que quienes van a sufrir la contaminación y la falta de cuidado son nuestros hijos. Hace no mucho los vecinos tiraban la basura por la ventana o desde el primer piso, según donde vivieran. O debajo de los autos. Al ver esto armamos un proyecto que se llama promotoras ambientales y por suerte el Gobierno de la Ciudad lo aprobó, ahora tenemos un “Punto Verde” que es el primero en una villa y además estamos haciendo cursos de enfermería.

Con el comedor la idea era distinta queríamos lograr tener un merendero para ayudar a la gente del barrio y como excusa para charlar sobre las problemáticas del barrio y  terminamos logrando un comedor gracias a la ayuda y el apoyo de los vecinos. Nos acompañó el cuerpo de delegados del barrio, la iglesia con el Padre Gustavo Carrara en ese momento y otras organizaciones asi que no podría haber salido mejor.

¿Cómo ves el rol de la mujer originaria, extranjera y villera hoy por hoy?
Bueno, nosotras somos mujeres, ese ser tan maravilloso que es ser mujer. Podemos dar vida.
Nosotros tenemos esa fuerza interna de poder ser madre, ser amiga, compañera y encima ser militante.
Por eso es muy común escuchar aquí cuando alguien está embarazada que diga “Ojalá que sea varón” o después que nace escuchar lamentarse “Porque no fue hombrecito” y no. Yo al contrario digo “Por qué no es mujer” yo tengo tres hijas mujeres y quiero que se sientan orgullosas de ser lo que son. Quiero que ellas sientan lo que yo siento, que ellas peleen por sus ideales, por sus convicciones, por su ideología, que no se dejen doblegar por nadie. Y eso es lo que nosotros enseñamos aquí a todas las compañeras, que tienen que pelear por lo que necesitan. A mi me sorprende a veces como evolucionan porque muchas de ellas son amas de casa, son madre y padre al mismo tiempo, vienen se habitúan a este país, en el cual no hemos nacido pero nos hemos habituado a vivir, a sus costumbres, a sus religiones. Estamos vivas, estamos acá. Estamos peleando y la vamos a pelear siempre.

Yo creo que para todos la madre es lo más sagrado, la mía siempre trabajo para sacarnos adelante se sacrificó para poder darnos algo al menos. Lamentablemente las condiciones del país no eran las adecuadas y tuve que migrar. Pero siempre sueño con volver no porque la pase mal, al contrario Argentina es un hermoso país que nos ha abierto las puertas y que gracias a Dios tenemos trabajo. Pero quien no quiere volver a su tierra no? 
Yo sueño un día poder volver y morir en mi país.