Miércoles 19 de Diciembre de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Sábado 02 de Junio de 2018

Duras críticas de los curas villeros por la violencia institucional hacia los jóvenes

La violencia institucional que se ejerce hacia los jóvenes cada vez es mas intensa , es por eso que el equipo de curas villeros difundieron una carta muy dura en donde muestran su gran preocupación por hechos de violencias hacia los pibes.

Los curas villeros, entre ellos los sacerdotes Pepe Di Paola, párroco de La Cárcova, de San Martín); Lorenzo "Toto" de Vedia y Carlos Olivero, de la Villa 21-24; Basílicio Britez, de Villa Palito (San Justo) Nicolás Angelotti, de Puerta de Hierro, San Petersburgo y 17 de marco (La Matanza) Juan Isasmendi; Eduardo Casabal e Ignacio Bagatini de la villa 1-11-14, fueron acompañados en la misiva por el obispo auxiliar Gustavo Carrara, que conduce la Vicaría para la pastoral de villas en la arquidiócesis de Buenos Aires.

"En primer lugar recordamos que el concepto amplio de seguridad no sólo tiene que ver con los daños físicos o el atentado contra las pertenencias propias y la propiedad privada. Es inseguridad no tener vacantes en una escuela; no poder acceder a servicios de salud adecuada, no tener oportunidades", comienza el documento.

"Corresponde al Estado garantizar la seguridad en todos los aspectos", reclaman los sacerdotes. Y van más allá. "En nuestros barrios vemos casos de violencia institucional. Algunos debidamente denunciados que tristemente no trascienden. No ayuda cierta opinión pública que mide con la misma vara lo que hace un chico castigado por la exclusión y al procedimiento de un trabajador que representa a las fuerzas de seguridad. Hay casos de mucha violencia y represión en nuestros barrios", sostiene los curas que trabajan en los lugares más impenetrables para el Estado.

"Como en otros ámbitos, debe mejorar la presencia del Estado- reclamaron los curas villeros-Vemos bueno que las fuerzas de seguridad estén en nuestros barrios , pero creemos que se deben corregir los errores. Debe haber un cambio en las actitudes agresivas sean físicas o verbales", reclamaron.

"No puede ser que los mismos que cuida a nuestra gente sean los mismos que los agreden muchas veces con mucha violencia, llegando al gatillo fácil"- denunciaron.

Los curas apelaron "a las autoridades correspondientes" y recordaron que "la inequidad genera violencia que no habrá recursos policiales, militares o de inteligencia capaces de detener"

El gobierno de María Eugenia Vidal que trabaja en un plan para urbanizar ocho villas de la provincia de Buenos Aires- entre ellas varias donde tienen actividad estos párrocos- no contestó oficial ni extra oficialmente a la carta pública.

Pero el diálogo entre la gobernadora y los curas villeros existe y no es por vía institucional: Vidal recorrió personalmente Puerta de Hierro en el auto de uno de estos curas, el martes que pasó a la mañana.

La jefa de Estado vio el barrios donde los pasillos muchas veces reemplazan a las calles; donde los autos quemados bloquen las esquinas y las chapas impiden el libre tránsito, de manera adrede por los vendedores de drogas que pretender hacer suyo ese territorio, donde muchas veces los niños trabajan como soldadito a falta de trabajo de sus padres. En junio el gobierno lanzará el programa que pretende urbanizar estos barrios marginados con la presencia de representantes de la justicia, la seguridad y la administración central.

Los curas admitieron que ya hay más seguridad. Pero llamaron a controlar los excesos de violencia institucional contra los más pobres. "Aunque en algunas villas vemos su presencia , en otros casos en ineficaz o desordenada"- advirtieron.