Martes 14 de Agosto de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Martes 22 de Mayo de 2018

Los mercaderes del agua

¿Quiénes son los dueños del agua en la Argentina? Sus nombres son: José Luis Lingeri y José Luis Inglese.

Por Eduardo Gonzalez. 

Con agua potable y cloacas para todos los habitantes del país, los problemas de salud se reducirían en un ochenta por ciento. Así lo asegura la Organización Mundial de la Salud OMS. 

El presupuesto de salud se reduciría a la mitad, pero para sus dueños es un negocio. 

¿Quiénes son los dueños del agua en la Argentina? Sus nombres son: José Luis Lingeri y José Luis Inglese. Este último en la presidencia de AYSA dijo que “el gran desafío que tengo por delante es brindar agua y cloacas para la mayor parte de la población”.

-No señor. El objetivo debe ser brindar agua y cloacas a toda la población, no solo a una parte de ella.
  
Y Lingeri, es del gremio del agua que maneja desde hace décadas la empresa estatal. El derecho constitucional argentino en concordancia a los tratados internacionales otorga a los habitantes de la Nación el derecho  tener acceso al agua potable y encuadra esa potestad en los tratados de derechos humanos. Pero nunca escuchamos a Lingeri denunciar la desigualdad social en la materia.
Pero como hemos dicho el agua tiene dueños y para ellos es una mercancía. Como están obligados a brindarla a todos, cuando interviene la justicia, hemos visto en Villa 21 en Barracas como en forma despreciable arrojan sachets desde un camión como si fuera basura. En algunas esquinas de Villa 21 se observa a nuestros vecinos abalanzándose en busca de agua, servida en una bolsita de nailon.

A 20 cuadras del Congreso de la Nación Argentina no llega un caño con agua potable. Se trata de los barrios más pobres de la ciudad. Los vecinos por las suyas realizan conexiones precarias que finalmente terminan con agua contaminada en los hogares. No se puede hablar de un aumento de la población en la ciudad. Desde hace cuarenta años la ciudad de Buenos Aires no supera los tres millones de habitantes.  

Lo mismo sucede en Villa 31 y Villa Rodrigo Bueno, donde este año comenzaron las obras de infraestructura. Pero no es el caso de las Villas más populosas de la ciudad como la 1-11-14 del bajo Flores, ni en Fátima, ni en Fátima o la 21 que ya mencionamos.

Los mercaderes del agua deben ser investigados. ¿Qué pasa con Aysa y el gobierno de la Ciudad que no conectan el vital líquido a todos los habitantes? ¿Hay algún gasto más prioritario que éste? Sería bueno saberlo.