Sábado 22 de Septiembre de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Lunes 14 de Mayo de 2018

Playón de Chacarita: avanza la urbanización

El proceso definitivo se puso en marcha hace algunas semanas, cuando empezó la construcción de las nuevas viviendas donde serán relocalizadas las familias para avanzar con la distribución de los servicios públicos y la apertura de calles.

  • Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Por Mauricio Giambartolomei para www.lanacion.com.ar

El Playón de Chacarita, es un barrio pequeño comparado con otros con urbanización en marcha, como las villas 31 y Rodrigo Bueno, pero que representa un desafío urbano por sus características: las viviendas están encapsuladas en pocas manzanas, los pasillos son muy cerrados, no hay mucha ventilación y el terreno se inunda fácilmente.

Los obradores ya están instalados en Triunvirato y Elcano, donde se construirán los departamentos; también habrá viviendas en un predio de Triunvirato casi Federico Lacroze. Cuando en mayo de 2019 finalice el proyecto habrá 672 nuevas unidades, más que las 513 ya existentes en Fraga, donde hoy viven unas 1000 familias, dejando expuesto uno de los problemas más graves de estos barrios: el hacinamiento. Muchas de las actuales viviendas se demolerán para hacer pulmones de manzana y abrir calles a través de las edificaciones ubicados entre Fraga, Teodoro García, Céspedes y Triunvirato.

"En las viviendas que quedarán en pie se hará un mejoramiento integral, pero ya con todos los servicios básicos en el barrio. Es un proyecto de integración social y urbana para que todos los vecinos tengan los mismos derechos y las mismas responsabilidades al pagar sus impuestos y los créditos de las viviendas", sostuvo Juan Maquieyra, titular del Instituto de la Vivienda (IVC), organismo que se encarga de articular la urbanización. Las condiciones de los préstamos aún no están definidas, pero serán de fácil acceso y con cuotas blandas.

La ley también estableció los criterios para las asignaciones de viviendas nuevas y soluciones habitacionales, dándoles prioridad a las familias que habitan viviendas en riesgo de derrumbe, que sufren hacinamiento o que deben relocalizarse por otras razones. También creó la Mesa de Gestión Participativa (MGP), formada por el IVC, los vecinos, y miembros de otros organismos como la Defensoría del Pueblo y la Defensoría General de la Ciudad.

La intervención de los vecinos fue determinante para elegir el modelo de viviendas que se construirá. Habrá cuatro edificios, en forma de U, con espacios abiertos y semipúblicos en el pulmón de manzana. Serán de cinco, seis, siete y ocho pisos, de entre dos y cinco ambientes. En total se formarán 32 consorcios que serán los administradores de cada complejo, modelo similar al que se adoptó en la relocalización de los habitantes de la ex villa 26 y lo que ocurrirá en las nuevas unidades de la villa 20.

En Elcano y Triunvirato se construirán 400 departamentos en tres edificios y los restantes se edificarán en el otro terreno. El IVC prevé comenzar con las obras de mejoramiento de las viviendas actuales en octubre próximo para cuando ya deberían estar en marcha los talleres de la MGP para definir la apertura de calles y cuáles serán las viviendas que se demolerán para avanzar con la urbanización profunda.

Las organizaciones que monitorean la intervención del barrio manifiestan conformidad con los objetivos planteados hasta aquí. "La ley 5799 que dispuso la reurbanización del barrio es el reconocimiento del Estado del derecho a la reurbanización", manifestó el Defensor General de la Ciudad, Horacio Corti. "Un aspecto fundamental es la Mesa de Gestión Participativa que implica un cambio de cultura política y administrativa, pues no se trata de políticas públicas diseñadas de forma unilateral por la administración, sino que con la participación del barrio", agregó.

Los plazos oficiales prevén que en mayo de 2019 estén terminados las primeras 400 unidades habitacionales y que entre mayo y julio las familias ya estén mudadas. Lo harán con las escrituras en su poder y con un plan crediticio diseñado a la medida de sus posibilidades. Así está planteada la urbanización de Fraga, pensada para darle beneficios a los vecinos de la villa y también a todo el barrio de Chacarita.