Domingo 19 de Agosto de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Sábado 07 de Abril de 2018

La ausencia del estado otra vez se lleva una vida

El viernes por la tarde una vecina de Villa 21-24 falleció mientras intentaba sacar el agua de la lluvia que se metía por el pasillo que daba a su casa. Una descarga eléctrica produjo el accidente, producto de la falta de obras públicas y de infraestructura cloacal, eléctrica y edilicias.

Las lluvias del viernes inundaron varios pasillos y casas en las distintas villas. Como pasa siempre, cada vez que llueve los caños de cloacas se tapan y colapsan por el mal mantenimiento y la paupérrima edificación e infraestructura de los sistemas de desagües. 

Las malas condiciones de hábitat en la que se desenvuelven a diario los habitantes de los barrios desembocó en una tragedia. Una vecina de la Villa 21, falleció tras recibir una descarga eléctrica el viernes por la tarde, cuando intentaba sacar el agua de su casa, que se metió a causa de las fuertes lluvias. Sus familiares y amigos denuncian que la descarga se produjo por las malas obras cloacales que se realizaron hace unos meses y que dejaron inconclusas. Gilda Cañete era vecina del barrio y militante de la organización Corriente Villera Independiente y madre de siete hijos.

Nuevamente la falta de obras de urbanización y la ausencia del Estado frente a las necesidades básicas de los vecinos, causan destrozos y pérdidas irrecuperables para los barrios. La Villa 21-24 es uno de los asentamientos más populosos de la ciudad, con gran número de habitantes y es también una de las que quedó afuera del plan de urbanización. Las pequeñas obras que se realizan de emergencia, solo maquillan la realidad y dificultan el acceso a las mejores condiciones de vida.

La integración social y urbana también incluye que dejemos de llorar a amigos y compañeros, cada vez que hay una inundación, que se corta la luz o que reclamemos nuestros derechos.