Sábado 22 de Septiembre de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Opinión
Lunes 12 de Marzo de 2018

La tele basura de siempre

La estigmatización en los medios masivos hacen que los sectores más vulnerables y raídos en la sociedad, sufran con mayor dificultad la realidad en la que viven. Estos formadores de opinión fomentan la fractura de la integración.

Por * Sebastián Deferrari 

Mauro “Z” reconocido periodista policial y reciente incorporación al grupo mediático de Telefe realizó una entrevista, que se emitió la semana pasada, en el penal nº 42, donde tuvo una mano a mano con Ezequiel Sánchez Santillán un chico de no mas de 23 años que está privado de su libertad desde los 16 años.


Como no podía ser de otra manera hubo toda una lección de amarillismo (el titulo de la nota es “Yo hacía entraderas”), los graph subrayando y sacando de contexto las frases del chico para estigmatizarlo todo lo posible y generar el mayor odio posible en la mayor cantidad de personas que estuvieran viendo la televisión en horario central en uno de los canales mas mirados.

La entrevista es un poco difícil para “Z” porque en varios momentos no entiende la jerga del chico (dada su ignorancia del lenguaje penitenciario) o porque no escucha bien y lo hace repetir lo que está contando.

El “periodista” Z llegó al penal con un look de Yuppie, similar a los jóvenes de los años 90 que se comieron el verso de que había que ser como los yanquis.

No hubo una entrevista, en realidad fue un interrogatorio (mas o menos amigable) de parte de “Z” a Ezequiel Sánchez Santillán, quien le contó su vida, parecía sincero y le abrió el corazón. Fue confiado y Z lo utilizó y lo estafó. Sólo cito tres datos del dialogo: Su padre es asesinado cuando entran a robar a su casa.

La primera vez que Ezequiel robó había ido con su hermano menor de 12 años, Él tenía 13 y decide robar el lugar con un arma de juguete y el botín fue de $300.

A los 16 años por otras causas ingresa a un instituto de menores.

Además durante la nota aparece otro señor que no sabemos ni quien es ni a que se dedica dictando veredictos sobre lo que está contando Ezequiel.

Hasta ahí nada fuera de lo ya conocido, nada diferente de  lo que hicieron otros, incluyendo a Lanatta y Carrio en la ultima campaña para la gobernación de Buenos Aires o la famosa entrevista del amarillo-bronceado Andino con Monzón.

Lo raro empezó después, como diría Sacheri.

Volvieron al piso y “Z” junto a Rodolfo Barilli (otro amarillista de bronceado furioso) realizaron un análisis de la entrevista donde repitieron todos los lugares comunes que se construyen, desde los medios de comunicación, sobre los jóvenes, hombres, pobres que están privados de su libertad, que según los últimos trabajos que se hicieron rondan en el 85% de la población carcelaria.

Pero repito lo asombroso fue lo que motivó esta nota. En un momento “Z” dijo: “Esta nota sirve para saber de que manera prevenir”.

Y ahí sonreí y aplaudí con los pies y pensé por fin, por fin van a decir en un medio de comunicación masiva que llega a millones de familias, que es formador de opinión de millones de argentinos que no se informan por otro medio que no sea la televisión, la radio o el Factbook. Por fin, insisto, van a decir de qué forma prevenir que sucedan están barbaridades, estas injusticias y crueldades tan grandes de nuestro sistema. Es decir, por fin van a decir que si un chico de 16 años toma la decisión de salir a robar, en lugar de estar en el colegio, donde debería estar o jugando con sus amigos o practicando deporte o aprendiendo a tocar un instrumento musical o bailando en una murga o etc.

Pero no, yo como televidente también fui ingenuo y creyente, el señor Z dijo que iba a hablar de la prevención, que iba a aprovechar todos los datos que le había dado Ezequiel Sánchez Santillán para prevenir a los ciudadanos buenos que estaban en su casa (que jamás habían cometido un delito y que eran victimas, que jamás nunca habían estado involucrados en un hecho  de corrupción, una falta, una falla, un engaño, en fin para esos ciudadanos impolutos, prístinos y de moralidad intachable que estaban mirando la entrevista). Les a dijo a esos señores intachables que con todos los datos que le había dado el Ezequiel Sánchez Santillán ahora iba a prevenirlos para que no los roben.

Y se me cayó al suelo una parte de la esperanza que aun conservo en el periodismo, me destruyó un poco el corazón, agrandó la grieta y me hizo infeliz.

Ojala de alguna forma, misteriosa, extraña, le llegue a Ezequiel Sánchez Santillán esta nota. Para poder decirle que es un ser valioso, valiente, que Él también es victima de una sociedad injusta, de un sistema asesino. Y que si me permite le deseo que trabaje para ser mejor, que luche para salir de donde está y que salga siendo un mejor ser humano.

Y una cosa más le diría que Mundo Villa se ofrece para ir a visitarlo y para tratar de ayudarlo en lo que necesite y que le abrimos las puertas de nuestro humilde hogar para recibirlo cuando salgo y pagar la deuda que tiene la sociedad con ese Él, con el niño que fue y con el hombre que es ahora.

*Periodista Mundo Villa

http://telefenoticias.com.ar/informes-especiales/yo-hacia-entraderas-una-confesion-en-primera-persona/