Miércoles 19 de Diciembre de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Cultura
Domingo 07 de Diciembre de 2014

Grave denuncia a Franco Vitali por persecución política a trabajadores de las villas

No son nuevos los reclamos que los vecinos vienen haciendo a La Cámpora y a Parodi por su gestión en las villas. Ahora se suma una grave denuncia a Franco Vitali, Emiliano Gareca, Alejandro Filipino y Julián Moreno por persecución política a los trabajadores villeros.

  • Franco Vitali, el comisario político, se rie de los pobres.

En el Ministerio de Cultura la Nación de Teresa Parodi, el Secretario de Cultura, Franco Vitali, desarrolla una actividad de policía político. Se trata de una persecución gremial y política a los trabajadores de la villas que no comulgan con su agrupación La Cámpora. Entrevistamos al delegado de la Comisión Interna de la Casa de la Cultura de Villa 21, Ramón Sosa que señaló a varios funcionarios implicados. También advirtió sobre situaciones de violencia. 

MV: ¿Persecución política, no es un poco mucho?
RS: Desde que asumieron no dejan de ningunearnos. A mi me despidieron, yo doy clases de herrería artística. No cobro pero sigo trabajando. Realizamos varias marchas protestando, pero son insensibles y dicen que no les importa la movilización ni los reclamos. Hay despidos a los empleados que trabajaron con Jorge Coscia. Despidieron a trabajadores de las villas que vinieron desempeñándose en programas de integración cultural con varios años de antigüedad, que laburaron con Víctor Ramos. Pero fundamentalmente hay un ensañamiento con los compañeros militantes villeros que trabajan en la Casa de la Cultura de Villa 21 de Barracas y de Retiro que dirige Nidia Zarza.

MV:¿Cómo es la persecución? ¿Con los despidos?
RS: No solo eso, a los que dejan, los convocan previamente para interrogarlos. Es increíble que realicen interrogatorios sobre qué vínculo tienen con Víctor Ramos, Jorge Coscia o con Nidia Zarza; que les pregunten sobre sus opiniones políticas y actividades fuera del horario laboral para ser o no reincorporados. Son métodos aberrantes, propios de la dictadura militar.
 
MV: ¿El propio Franco Vitali realiza estos interrogatorios?
RS: : Si. Él y sus subordinados, Emiliano Gareca, Alejandro Filipini y un tal Julián Besio Moreno. Intimidan a los trabajadores. Preguntan: “¿Sos amigo de Víctor Ramos?, ¿Y de Nidia Zarza? ¿Cuáles son tus amigos en el Ministerio? ¿Colaborás con el diario Mundo Villa?, ¿Quién te recomendó para el trabajo?, ¿militás en política?”, etcétera. Finalmente, llegan las amenazas de quedarse sin empleo “si no te adaptás a la nueva realidad”. Intentan atemorizar a los compañeros. Esta denuncia que hacemos pública hoy en Mundo Villa, debe ser investigada.
Vitali es el Comisario Político. Hay varios delitos de acoso, fraude laboral y discriminación que le caben. Cuando los trabajadores se movilizan a protestar al Ministerio por la continuidad de sus trabajos, Vitali la deja sola a la pobre Teresa Parodi. Cuando llegan las protestas en Avenida Alvear 1690 sale al balcón y mira las marchas de atrás de las cortinas transparentes. ¡Qué lastimoso papel para quienes se consideran “progresistas”! No digo peronistas, porque no se consideran así, porque reniegan de esa identidad. Ojalá que algún dirigente de La Cámpora mande a parar la mano al desastre que están haciendo.

MV: ¿Lograron algo con las movilizaciones?
RS: Mucho, pero no  todo lo prometido por Teresa Parodi y su Jefa de Gabinete, Verónica Fiorito: no habrá despidos dijeron, pero como vemos, mintieron. Mienten y calumnian. Luego del asesinato a tiros de Mario Vaca y su hermano por dos agentes de la Policía Federal, que dicen que intentaron asaltarlos en la puerta de la Casa de la Cultura, Parodi resolvió la incorporación de los choferes de la ambulancia. No está fuera de lugar aclarar que Mario había quedado sin trabajo por la falta de pago a la Cooperativa en la que trabajaba por decisión de Teresa Parodi y Franco Vitali. Luego incorporaron a los trabajadores del centro audiovisual de la Villa 21. Posteriormente resolvieron la incorporación de los talleristas. Ante la buena perspectiva, Parodi solicitó una tregua de las movilizaciones para establecer un diálogo y la incorporación de todos los trabajadores de las villas. Pero ese tiempo fue utilizado por La Cámpora para entrevistar uno por uno a los empleados con los interrogatorios policiales que hago referencia. De esta situación son testigos todos los empleados de la Casa de la Cultura de Villa 21, sus talleristas y profesores. La Cámpora o sus dirigentes son una verdadera vergüenza para el Gobierno.

MV¿Qué futuro le ve al conflicto? 
RS: Muy bueno, con soluciones en corto plazo. En unos meses se tienen que ir. Las luces se están apagando. De La Cámpora solo quedará un mal recuerdo. Se dice que entre Mario “Pacho” O´Donnell y Jorge Telerman estará el próximo Ministro de Cultura. Aún hay cuarenta trabajadores que hace tres meses que no cobran. También, hay que reconocerlo, hay ineficiencia de la gestión. Teresa Parodi que se rodeó de ineptos, como Graciela Cazamajou, secretaria de “control”, o de Alfredo Motta, hombre de Oscar Parrilli – Javier Grosman, que “administra” algo que, como todos sabemos, es un verdadero caos. Ya se les terminó el argumento: “es por culpa de la gestión de Coscia”. Ahora quedó de manifiesto su propia ineptitud. 

MV: ¿El problema es solo con los trabajadores de las villas?
RS: No. Es con todo el personal del Ministerio de Cultura. Los sindicatos están que arden. Tanto ATE como UPCN, los gremios del Estado, realizaron movilizaciones por mal trato al personal, el ingreso masivo de nuevos empleados de La Cámpora, directamente a planta permanente y transitoria, en desmedro de los trabajadores que vienen desde hace años y se encuentran precariamente contratados. UPCN se movilizó como hacía años que no lo hacía.

MV: ¿Franco Vitali, dice que la anterior gestión gastó millones en las villas, sin rendir gastos?
RS: Otra mentira que dijo Vitali al diario La Nación y al programa de Lanata. Víctor Ramos respondió a Nicolás Wiñaski que “debería haber gastado mucho más de lo que gasté, ya que las necesidades en los barrios carenciados son enormes”. 

MV: ¿Se aumentó la actividad en la Villas o bajó?
RS: Créase o no, La Cámpora recorta el gasto socio-cultural en las villas. Franco Vitali, siniestro personaje si los hay, conformó una comisión investigadora en las sombras. Vitali es un tipo oscuro, calumniador e injurioso.  Expanden rumores calumniosos de sobreprecios que no pueden sostener en la realidad. Graciela Cazamajou, la secretaria de “control”, es la hipócrita que entretenida con el “revisionismo histórico” de la gestión Coscia, autoriza los pagos del presente, a los amigos de Parodi y Vitali. Por favor! Estaremos atentos a los golpes bajos y a las puñaladas traperas.

MV: ¿Cómo son las acciones contra los trabajadores de las villas?
RS: Franco Vitali ordenó no pagar los sueldos a unos y subírselos a otros; suspender a la mitad del personal de vigilancia, suspender los pagos a la cooperativa de la Villa que realiza la limpieza y mantenimiento, provocando inestabilidad e inseguridad en el ambiente de trabajo. Mienten, sembrando inquietud y desconfianza. La Cooperativa de la villa se encuentra al borde de la quiebra y esto es otra fuente de permanente conflicto.La hundieron porque no le pagan las facturas desde mayo y mienten diciendo lo contrario. Por eso ahora la Cooperativa les inició juicio, van a tener que pasear todos por Comodoro Py.
Pero todo les va saliendo mal y el problema seguirá hasta que el último trabajador villero recupere su estabilidad laboral. Después de todo no es tan lejos la Villa 31 de Retiro del Palacio de la Recoleta donde andan Parodi y Vitali. Tras esta fracasada tregua con los trabajadores villeros del Ministerio de Cultura, recomenzaron las movilizaciones y acciones gremiales pero con mayor fuerza.

MV: ¿Es La Cámpora o Franco Vitali el responsable?
RS: Es lo mismo. Intentamos hablar con todos; con los diputados Andrés Larroque y Juan Cabandié, con Mariano Recalde y hasta al “Canca” Dante Gullo –que fue Montonero de verdad– solicitamos una intermediación, pero estos "compañeros" se quieren llevar a todo el mundo por delante; pero con los trabajadores villeros no pudieron y no podrán. Hablamos con Paula Penaca pero dice "yo no tengo nada que ver" y el Pitu Salvatierra y el Pocho Brizuela referentes villeros de La Cámpora quieren meter gente de "seguridad" en la Casa de Villa 21 de otros lados y gente conflictiva para ponernos cuerpo a tierra. Esas cosas de matones, nunca terminan bien.  

MV: ¿Por qué no negocian?
RS: Franco Vitali dijo en una entrevista que alguna gente ve a La Cámpora como “stalinista” y otros como “nenes malcriados”. Yo le diría que no hay nada más parecido a un stalinista que un nene malcriado. (risas) Pero ellos, de nenes ya no tienen nada, pero de autoritarios tienen todo. La Cámpora,contra lo que pensé en un primer momento, es la policía política del Gobierno Nacional. Cristina los ve con simpatía, son los amigos leales de su hijo, son los incondicionales, los que apoyan todo! ¿Cómo no va a estar contenta con jóvenes que la bancan? Nosotros también bancamos a Cristina, pero no a los métodos de La Cámpora. La sufrimos, la padecemos, la soportamos, la aguantamos, hasta que un día… ¡explotás! En mi caso el límite fue el intento de destrucción del trabajo social que venimos desarrollando desde hace décadas en la villa 21. El trabajo se vio potenciado con el apoyo de Jorge Coscia y su gran gestión en la Secretaría de Cultura. Naturalmente, no se podría haber construido la Casa de la Cultura de la Villa 21 si previamente no hubiera habido un trabajo social profundo en el barrio. Y eso se debe a Víctor Ramos y a Nidia Zarza y a decenas de compañeros que se fueron sumando a lo largo de muchos años… y de pronto aparecen estos funcionarios camporistas paracaidistas que, porque realizan apoyo escolar en la villa los sábados, piensan que se van a llevar a la gente por delante!

MV: ¿Cómo sigue la Casa de la Cultura en la Villa 21?
RS: La Casa funciona a pesar de Teresa Parodi. No mandan insumos para la limpieza, dan veinte vueltas para sacar un pedido. Suspendieron los viajes culturales y recreativos. En su momento Franco Vitali y su esbirro Emiliano Gareca pidieron que fundamentemos “por qué debían viajar a la Costa los villeros”. Víctor Ramos les dijo que esa pregunta no era propia de un peronista. Que lean al azar cualquier página de Perón o Eva Perón y allí encontrarían los argumentos que buscaban. Estos tipos no son peronistas, son auténticos gorilas. Izquierdistas antipopulares.

MV: ¿Se organizaron los empleados de la Casa?
RS: Si. Se conformó una Comisión Gremial Interna de la Casa de la Cultura para defender los derechos de los trabajadores y encauzar la lucha para lograr la planta permanente para todos. Tuve el honor de haber sido elegido junto a otros diez compañeros en la asamblea y quedé conmovido al escuchar los testimonios desgarradores de los compañeros. Pero ahora, por lo que veo, se plantean nuevas alternativas de lucha. 

MV: ¿Y el Puerto Patria Grande?
RS: Tenemos el orgullo de haber sacado varios campeones de remo en distintas regatas este año. Se está conformado el Club de Remo Villa 21-24, con el compañero Mencho Sosa y Víctor Cornejo (ambos despedidos) y el apoyo de todos los vecinos. El Puerto Patria Grande funciona hace más de tres años, fue una idea que le propusimos a la entonces Ministra de Seguridad, Nilda Garré, y fuimos para adelante. Construimos el puerto y un aula y con instructores de Prefectura Nacional capacitamos a muchos adolescentes. El entrenador es Marcelo Gillinea (también despedido). Más de 60 alumnos cursan remo. Pero irresponsablemente Franco Vitali y Teresa Parodi despidieron al personal de seguridad y los barcos e insumos que son propiedad del ministerio, o sea del Estado Nacional, quedaron sin protección a la intemperie, abandonados. Y ya se produjeron robos por falta de personal de seguridad. Ingenuamente pensamos que Vitali venía a ayudar a sumar, pero vino a destruir el proyecto. Gratamente les cuento que no pudo.

MV: ¿Tiene bronca con Vitali?
RS: Bronca no. Decepción, sí. Cuando él llega a la Secretaría de Cultura durante la gestión de Jorge Coscia, en solo treinta días, le serruchó el piso. Luego pretendió desarmar los programas socio-culturales en las villas. Su única tarea es la colocación de personal, limpiando todo lo que puede para buscar vacantes. La Cámpora se convirtió en una agencia de empleo. Pero creo que con esto último no agregó nada nuevo.

MV: ¿Qué otras cosas se hicieron en la Villa 21?
RS: Muchas… siempre junto a Nidia Zarza. Desde la cancha de Luna e Iriarte que lidera Daniel Yañez Tapia, uno de los más importantes dirigentes sociales con que cuenta Patria Grande. Daniel estuvo en su adolescencia en el delito, cumplió una dura condena en las cárceles argentinas (con esto te digo todo) y cuando cruzó el destino, se puso el casco, tomó la pala y de abajo empezó con la construcción de la Casa de la Cultura y tantos otros proyectos deportivos en la villa. Él es otro de los despedidos. ¿De qué clase de inclusión hablamos? Levantamos el edificio de Vientos Limpios del Sur, Con Maxi y Marina Kopp la cancha del cordobés, el papá de Cristian que realiza un trabajo extraordinario de cultura: música y deportes. Hoy Cristian Heredia es el presidente de la Villa 21. También la subsede de la Casa de la Cultura en la Villa 21-24, en los márgenes del Riachuelo, que dirige otra despedida, Estela Gauto. Allí donde la lucha contra el “paco” es cuerpo a cuerpo. Donde los adolescentes en muchos casos van a morir a las ranchadas de la orilla.
Con mucha ilusión, pretendimos reconstruir el Club Juventud Unida, que llevan adelante con un enorme esfuerzo: Mario Chigaro, Juani, el Chileno, Tochiro y otros compañeros. Hicimos una propuesta de casi dos millones de pesos con la Cooperativa Renacer, pero la Ministra Parodi y Emiliano Gareca, congelaron el pago. Y mienten diciendo que lo pagaron!. Mentirosos! Intentan dividir. Por nuestra cuenta, varios amigos juntamos 50.000 pesos para el inicio de las obras, pero todo quedó paralizado y lo que es peor, el Ministerio utilizó los fondos asignados para pagar a sus proveedores y gastos. Esto lo denuncio públicamente. Porque habíamos soñado dejar a nuevo el Club con el apoyo de Cultura y del trabajo de los socios y vecinos.

MV: ¿La Presidenta prometió apoyo a la Casa?
RS: ¡Mucho más que eso! Propuso que sea la sede oficial del Ministerio de Cultura. ¡Y Parodi lo primero que hizo fue llevarse el sillón ministerial y la cafetera! (risas). Parodi y Vitali dejaron de lado todos los compromisos asumidos por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando inauguró la Casa de la Cultura en Villa 21. Si la ministra no cumple, incluso lo prometido por ella misma, el reclamo será directo a la Presidenta. No queda otra. Estamos ante un pequeño grupo de inútiles. Parodi debe pensar que, como “del tema se ocupa Franco”, ella no tiene nada que ver. No se da cuenta que a Franco no lo conoce nadie y todo el costo es para ella. La Cámpora la pone de mascarón de proa y hace sus mezquindades.  Veremos cómo llega su imagen pública al fin de su mandato. con los pocos días que le quedan.