Martes 19 de Junio de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Lunes 28 de Mayo de 2018

El Equipo de Mundo Villa y una clase magistral de periodismo.

El reconocido periodista de investigación Hugo Alconada Mon entró al estudio saludando y presentándose con todos, como si no supiéramos quien era, con una enorme sonrisa y la humildad de los grandes, revolucionó el lugar.

La entrevista empezó con la clásica pregunta: ¿Cómo nace tu pasión por el periodismo? y sobre todo por el periodismo de investigación.
 “Empezó con una crónica roja, con un asesinato. En el Colegio donde yo iba, también concurrían los hijos de una mujer que fue  asesinada. Era el caso de Oriel Briant, que aún sigue impune. Yo tendría 9 años  y  conocía a sus hijos, entonces para mí fue empezar a leer los diarios para tratar de saber quién había matado a la mamá de mis amigos. 

En vez de empezar a leer los diarios, por los chistes o por deportes, empecé por los policiales. 
Y en el diario que yo leía en ese momento, diario El Día, escribían las crónicas policiales con  un lenguaje más literario. A los 16, 17 años yo ya sabía que quería hacer, quería hacer Periodismo Político y/o de Investigación.”

También contó las pautas básicas para ser “buen periodista” y entre risas  repite lo que le dijeron cuando él tenía 16 años, “si querés ser periodista, no estudies periodismo, sino algo que lo complemente, como Ciencias Políticas, Relaciones Internacionales y luego hacer un postgrado en Periodismo. Y luego escribir en todos lados, capacitarse,  empezar aprendiendo sobre la marcha. También  idiomas, es clave. Todo lo que se pueda sobre valores añadidos, manejo de computadoras, algo que a cada uno se lo distinga del resto”. 

Desde su mirada, era necesario conocer ¿Cuál es el rol del periodista en la sociedad de hoy? Y sin dudar nos responde: “algo que a veces se pierde de vista o algo que ya dejo de ser lo normal. Informar,  incluso aquello que tu propio jefe no quiere,  que la sociedad no quiere saber, porque a veces no es la censura que  viene de tu jefe, sino la autocensura del mismo periodista que no quiere quilombo o no quiere que lo puteen”. 

Y hace un recuento de su historia como periodista: “con Menem no se podía hablar de que la convertibilidad era un desastre, con la Alianza decían que quería derrocar un gobierno débil, con Duhalde  que era un gorila,  con los Kirchner que trataba de demoler un proceso popular de reconstrucción de la Argentina. Y  con el gobierno actual que soy un montonero.”

“Hay que olvidarse del funcionario,  es la sociedad la que no quiere ver”  y  para ilustrar esta frase tan contundente nos da un ejemplo gráfico pero triste: “la sociedad en 1983, según una encuesta, tenía el tema de los desaparecidos en el décimo lugar entre las prioridades del momento, cuando ya todos sabíamos qué era lo que estaba sucediendo, pero en esos tiempos de eso no se hablaba”. 

De estas y muchas cosas pudimos hablar con uno de los máximos referentes del periodismo de investigación a nivel mundial. Una categoría muy difícil de darle a cualquiera en  este momento histórico donde el periodismo está tan podrido y con intereses que, a veces,  son muy opuestos a los de informar y transformar.