Jueves 24 de Mayo de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Domingo 29 de Abril de 2018

Inundaciones: un problema sin fin

Vivir reclamando urbanización puede costarnos la vida.

Los vecinos se acostumbraron a sufrir cuando llega la lluvia, saben que algo se va a perder entre los pasillos y que otra vez habrá que arremangarse los pantalones para rescatar del agua, eso que tanto les costó conseguir.

Las inundaciones son el eterno problema de los barrios. Los caños de cloacas colapsan y se tapan por la basura de las calles y de las que arrastran la corriente. Si llueve por más de dos horas los vecinos saben que hay que prepararse para comenzar la tarea de sacar el agua de los baños, la cocina y de la que llega hasta debajo de las camas.

No solo deben lidiar con la pérdida material de lo que costó conseguir sino que también se exponen a posibles tragedias por la mala infraestructura de los cables de la corriente eléctrica que se caen por las ráfagas de viento.

Vivir reclamando urbanización puede costarnos la vida. A pesar del trabajo en comunidad por mejorar el barrio, hay cuestiones que deben abordarse desde el Estado, para garantizar un ambiente digno.

Hace unas semanas una vecina de la Villa 21-24 fue víctima del abandono estatal. ¿Cuántas vidas más se acabarán esperando a la urbanización? Mientras tanto, los habitantes de los barrios demuestran los valores de la comunidad y salen a ayudar al otro para que no falte ni una madre, ni un padre más en los hogares.

¡Queremos urbanización!