Domingo 15 de Julio de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Martes 27 de Marzo de 2018

En Santa Fe bajó a la mitad la cantidad de niñas madres

Rosario es la ciudad donde más bajó con un 0.3% de los partos totales: fueron 229 en 2013, y menos de 100 en 2017.

En Santa Fe el número de bebés nacidos de mujeres menores de 15 años bajó a la mitad en los últimos cuatro años. Rosario tiene el menor porcentaje: sólo un 0.3 por ciento de los nacimientos fueron de madres adolescentes. Con el descenso de los partos también bajó el índice de mortalidad infantil relacionado con nacimientos prematuros en embarazos adolescentes. La tendencia cambió a partir de políticas públicas que incluyeron la profundización de la Educación Sexual Integral (ESI) y el acceso al uso de anticonceptivos. También gracias a la aplicación del protocolo para la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en hospitales públicos por casos de abuso sexual o violación. “Vemos que en algunos lugares está naturalizado que las chicas tengan relaciones sexuales con personas mayores. Es abuso sexual o violación. Poder identificarlo nos permite abordarlo y garantizar el acceso a la ESI y a la lLE porque encuadra en la figura legal”, explicóel director provincial por la Salud de la Niñez, Adolescencia y Sexual y Reproductiva, Alberto Simioni.

En picada
Rosario es la ciudad donde más bajaron los partos de mujeres menores de 15 años: de 229 nacimientos en 2013, se registraron menos de 100 durante 2017. Detrás está la capital santafesina con menos de 200 nacimientos por año. El promedio en la provincia pasó de ser de un 0.8 por ciento de los cerca de 58 mil nacimientos anuales entre hospitales públicos y privados a un 0.4 por ciento. Siempre según contaron desde el gobierno de Santa Fe, la baja se logró a través de la implementación de la ley de ESI. En especial, en los barrios más carenciados. Una segunda causa fue el aumento del uso de métodos anticonceptivos de larga duración como inyectables, dispositivos intrauterinos y el chip que se implanta en el brazo debajo de la piel y dura tres años. Le suman la entrega de preservativos en escuelas y clubes de barrio. “Es un indicador que está en una meseta a nivel nacional. La baja es un esfuerzo de todas las instituciones. La integralidad de las políticas públicas, en especial las que se hicieron en los barrios vulnerables del Plan Abre, es lo que más bajó los embarazos adolescentes. Cuando el Estado trabaja en conjunto para mejorar las condiciones de vida, los indicadores se modifican”, señaló Simioni.

Abuso infantil
El funcionario aseguró que otra de las causas para la baja se relaciona con abusos sexuales o violaciones. Para estos casos el Estado aplica la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) bajo los protocolos y las guías elaboradas por el Ministerio de Salud nacional entre 2007 y 2015 a los que la provincia adhirió. “Hay muchas chicas en situación de vulnerabilidad que en estado de ebriedad o bajo el efecto de ciertas sustancias no recuerdan que tuvieron relaciones. Eso es considerado abuso. El Estado tiene que garantizar el acceso a la ILE como un derecho a la salud. No se trata de un aborto porque la chica no elige usarlo como método anticonceptivo”, explicó Simioni.

Acumulado
En la salud pública municipal se hacen 600 ILE anuales aproximadamente. En 2016, de 550 interrupciones sólo 169 casos necesitaron la internación. Una década atrás todas las mujeres eran hospitalizadas. “No tenemos muertes por aborto. Hay subregistros en el sector privado y sabemos que hay prácticas clandestinas porque el sistema de salud público recibe las complicaciones cuando debe ser garantizado como derecho”, agregó Simioni y destacó la importancia de la ESI.

Según contó Simioni la provincia, Buenos Aires y Capital Federal mantienen una investigación conjunta sobre los registros de abortos junto a la Organización Mundial de la Salud sobre lo que ocurre en la salud pública y la privada. En la ciudad se materializa en la tarea del Centro Rosarino de Estudios Perinatales (CREP).