Jueves 22 de Febrero de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Martes 06 de Febrero de 2018

Anteojos para la Villa 21-24

Naty y Tito, son los creadores de "Artecito", un emprendimiento familiar que decidió destinar parte de sus ganancias a un proyecto social que beneficiará a muchos niños que se encuentren en la etapa inicial de educación, a través de un Banco Solidario de Anteojos.

Dos vecinos del barrio de la Villa 21-24, Natalia Quintana y Horacio Yñiguez, lideran a ARTECITO, un emprendimiento de estampados infantiles de dibujos en remeras y tazas, para los chicos que se egresan del jardín de infantes. A través de esos dibujos, detectaron que muchos niños en edad escolar, no podían dibujar y tampoco podían escribir sus nombres, como lo hacían el resto de sus compañeros. Hablando con las familias y las maestras, supieron que muchos tenían problemas visuales y que además tenían dificultades económicas, con lo que se retrasaba la llegada de los anteojos a la vida del niño.

¿Cómo empieza Artecito a trabajar con este problema?
-Se nos ocurrió de costear con Artecito un porcentaje de las ventas para empezar a formar un banco en donde podamos comprar los marcos y los vidrios para los niños que no lo podían tener. Aquellos que tienen obra social o algún tipo de cobertura pueden llegar a adquirirlo pero el que no tiene nada, no puede.
Y entendimos que un nene que pasa del jardín a la primaria con un problema visual es un nene que no iba a poder integrarse, que le costará aprender, reconocer las letras para poder escribir, que luego pueden derivar en problemas de conducta, de concentración...esos fueron los inconvenientes que empezamos a delinear...cómo un niño podrá darse cuenta desde tan pequeño y poder decir que no ve.

¿Cómo llegaron los primeros anteojos, cuáles fueron los inicios de este proyecto?
-El proyecto comenzó con una diplomatura de Transformadores Sociales,
donde tomamos las capacitaciones para mejorar el emprendimiento y en todas las clases se iban trabajando distintos temas hasta elaborar una tesis para esta diplomatura. En esa tesis nace la idea, primero de sumar más gente al trabajo y poder cubrir la pata social del emprendimiento, desarrollando un impacto positivo para la comunidad. Dentro del equipo que somos muchos, está Gabriela Alperin que pertenece a Diagonal, una asociación que busca trabajo para personas mayores de 45 años, Diego González de la empresa PwC y a través de ellos empezamos con las cadenas de whatsapp y facebook, y se juntaron más de 600 marcos. También se sumaron vecinos del barrio y de La Cava que están formando parte del Banco Solidario de Anteojos, la idea es que este proyecto pueda realizarse acá en la Villa 21 y que pueda escalar a más barrios donde estén necesitando.
Acompañados siempre desde un proyecto de trabajo, donde uno pueda sumar gente del barrio a un trabajo que uno está desarrollando y que dentro de ese trabajo este participando de un proyecto que impacte de manera positiva en la comunidad. 

Cuando le acercaron este proyecto a las escuelas del barrio, ¿cómo reaccionaron dentro de ellas?
-Todos estaban muy contentos, más que nada los docentes, porque son los que están día a día con los chicos y ven los problemas que tienen y saben los problemas económicos de las familias, donde a veces no pueden comprar los anteojos. Y las más contentas fueron las maestras junto a los padres, hay un bebé de 6-8 meses que posiblemente en marzo esté recibiendo el primer par de lentes que es para bebes.
Y eso es también un poco lo que veíamos, hay muchos problemas que se pueden detectar pero si no los podíamos solucionar a tiempo, ese nene perdía muchos años, en donde podía estar recuperando la visión y no deteriorándose aún más y se va agravando. Entonces que un nene llegue a primer grado con toda su capacidad visual permite que transite su escolarización al igual que todos sus compañeritos, y si tuviera un problema visual, que se pueda detectar tempranamente  para darle el tratamiento adecuado, esta es  la idea de nuestro proyecto.

¿Cuál es el próximo paso para poder llevar a acción el banco solidario de anteojos?
-Ahora estamos organizando junto al Padre Toto, de la Parroquia de Caacupé, para ver dónde y cómo realizaremos el primer operativo visual piloto, y el seguimiento,  para que no sea solo la acción de  entregar los anteojos. Queremos que el nene tenga un seguimiento, una ficha médica, controles visuales y ver como va mejorando en el tiempo. Y que también haya una participación de los vecinos.


Si desean colaborar con el Banco Solidario de Anteojos pueden comunicarse a través de facebook a: Punto Veintiuno Estampados (11-5574-2203)