Jueves 24 de Mayo de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Jueves 25 de Enero de 2018

La violencia contra las mujeres representada en fotos de Karl Mancini

Karl Mancini es finalista del Premio de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña, de Médicos del Mundo. Entre los relatos fotográficos se encuentra la historia de Daiana Colque, victima de femicidio de la mano de su novio, ambos de Villa 31.

Innumerables mujeres que han sufrido múltiples violencias, cada una más sádica que la anterior, han pasado por delante del objetivo de Mancini.

Entre los relatos fotogràficos se encuentra la historia de Daiana Colque, vìctima de femicidio de la mano de su novio, ambos de Villa 31.

La incansable lucha de Marta Tarquí( mamà de Daiana)  también se describe en el reportaje de Mancini. "Esta mujer viene de una familia muy pobre, del norte. Son personas muy humildes, muy buenas y muy trabajadoras, son muy tranquilas", describe el fotógrafo. Aunque esta familia no cumple el perfil, Mancini se sirve de su caso para explicar una situación "habitual" en Argentina: las chicas de entornos pobres o en los que sufren violencia doméstica deciden abandonar el hogar, o a veces las echan sus propios parientes, y corren el riesgo de conocer a hombres que las seducen y las acaban introduciendo en el mundo de la trata, de la droga y de la prostitución. La hija de Marta Tarquí dio con uno de ellos, un narco paraguayo del barrio pobre Villa 31. Se llama Hernán y era muy celoso. Cuando ella quiso cortar la relación, él la mató a cuchilladas. Se llamaba Daiana Colque y tenía 17 años.

La fotografía seleccionada muestra a Marta Tarquí en el cementerio de Chacarita, en compañía de su otra hija, Miriam. "Esta mamá empezó una lucha increíble, completamente sola. Vivía al lado de la banda [de narcos], y estaba amenazada continuamente. Empecé a trabajar con ellas porque me impactó muchísimo este caso. Ahora estoy siempre acompañándolas", cuenta Mancini, que incluso estuvo presente en el juicio en el que el asesino de Daiana fue condenado a cadena perpetua. "La cosa más fea fue encontrarme en el proceso a un metro del asesino. Él se levantó, miró a la mamá, que estaba llorando y le gritó: '¡Yo estoy tranquilo!'. Fue una de las cosas más terribles. Cuando le condenaron me sentí muy feliz, pero la realidad es que la niña no vuelve. Marta tiene justicia, pero no tiene a su hija de vuelta", se lamenta.

El Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña se convoca anualmente en homenaje a cuatro cooperantes asesinados en Ruanda en 1997 y Bosnia en 1995 cuando trabajaban en proyectos de acción humanitaria promovidos por Médicos del Mundo. Se trataba de Flors Sirera, Manuel Madrazo, Mercedes Navarro y Luis Valtueña. Este último, fotógrafo de profesión, es el que da nombre al premio.

Fuente: El País
Podes leer la nota completa aquí►https://elpais.com/elpais/2018/01/24/planeta_futuro/1516809407_074270.html