Martes 16 de Enero de 2018 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Lunes 08 de Enero de 2018

Sistema de ladrillos que reflejan el sol en Villa 21

Un diseñador francés ideó un sistema de ladrillos y cerámicos reflejantes que esparcen luz natural en calles angostas y oscuras. Su primera aplicación se llevó a cabo en la Villa 21 de Barracas.

El diseñador francés Nathanaël Abeille siempre buscó la manera de aprovechar la luz natural y compartirla allí donde es un bien escaso. Su mejor idea se le ocurrió hace cinco años, cuando vivía en un departamento pequeño en una callecita de París casi sin luz natural.

Lo que no podía prever ni por asomo el joven francés es que su idea iba a materializarse en un lugar tan lejano (en todo sentido) como la Villa 21 de Barracas. Pero así fue, y esto tuvo que ver con que, en 2013, arribó a Buenos Aires gracias a un programa oficial de Residencias Cruzadas por el cual diseñadores y artistas porteños y parisinos intercambian estadías en sus respectivas ciudades.

Fue aquí que desarrolló su primer prototipo de ladrillo reflejante, además de encontrarse con una realidad social y habitacional bien distinta.

Por intermedio del joven arquitecto Francisco Ribero junto a su socia Cecilia Fortunato, que tenían en marcha algunos trabajos en la Villa 21 con su proyecto Pisotapitas (incubado en el Centro Metropolitano de Diseño, también en Barracas), Nathanaël pudo acceder a esa trama de callecitas angostas y casitas abigarradas en las que, más allá de todas las diferencias evidentes con París, “también reina la oscuridad en otoño e invierno”. Además, se encontró con la novedad de que en Argentina se trabaja con el ladrillo común visto, mientras que en París todos los frentes están revocados.

En total, se colocó una superficie reflejante de dos metros cuadrados: cinco hiladas por cuatro metros lineales: “Es lo mínimo indispensable para generar una línea de sol en la calle que acompañe el paso de los caminantes. Como los pasillos no son rectos sino que van generando curvas, se generan distintos efectos de reflexión a lo largo del recorrido y en las distintas épocas del año”, aclara Ribero.

Ahora, el objetivo inmediato es agrandar esta intervención hasta una superficie de 45 m2. Para financiarlo, subieron su “Proyecto Reflexión en Villa 21” a la plataforma de crowdfunding Ideame con lo cual esperan poder fabricar 1.000 unidades de cerámicos.