Lunes 18 de Diciembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Jueves 23 de Noviembre de 2017

Homenaje a Micaela Gaona en Villla 21-24 Barracas

Este sábado 25 de noviembre a las 17, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, se colocará una Cerámica recordatoria contra los feminicidios, lesbicidios y travesticidios en conmemoración a Micaela Gaona, quien fue asesinada a los 20 años por su pareja, Alexis Arzamendia en la Villa 21-24, barrio Barracas.

La colocación se realizará en la manzana 10 casa 97 (Río Cuarto y Luna, Comuna 4). El acto es organizado por la Asamblea Popular Feminista y la Red de Promotoras Territoriales en Género Villa 21-24 Kuñá Panambí junto a familiares y demás organizaciones comunitarias del barrio.

“A un año de la conformación de la Asamblea Popular Feminista, en el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, les invitamos a ser parte de la materialización de un proyecto en el que venimos trabajando desde los inicios, fruto de alianzas, construcción colectiva y amor. Son muchas las que nos faltan. Sus cuerpos son territorios arrebatados, las consecuencias más aberrantes de la violencia machista, tan naturalizada en nuestra sociedad. Contra esa violencia, construimos feminismo, con la convicción de que hacer visible nuestro repudio es una herramienta vital para recordar, concientizar y prevenir”, afirman en la Asamblea Popular Feminista.

“Organizaciones sociales y políticas, artistas, estudiantes, profesores, familiares, amigas y amigos de Micaela Gaona nos reuniremos para colocar una cerámica en su memoria, sobre una de las paredes de su barrio, como una huella que recuerda su potencia y grita: ¡No estamos solas, nos tenemos!”, agregaron.

El sábado estarán presentes referentes de E.E.M. N° 6 D.E. 5°, Barracas; Mujeres Públicas; Ni una menos; Escuela de Cerámica Nº 1, Almagro; Sede Fines EEM Nro 6 – Tierra Amarilla Villa 21-24.

Micaela Gaona tenía 20 años y un hijo de un año cuando su pareja y padre del niño, Alexis Arzamendia, la asesinó con un arma calibre 32 a quemarropa, en su casa del barrio Loma Alegre de la Villa 21-24 el día 23 de julio de 2015. Arzamendia se fugó inmediatamente a Entre Ríos, se lo encontró días después gracias a las denuncias realizadas por sus padres. El cuerpo de Micaela fue hallado el 24 de julio en su cama, tras ingresar forzadamente al domicilio a raíz de la desaparición de la joven.

Como se pudo reconstruir en el juicio, Micaela salió de la casa de su amiga la noche del 22 de julio, la última conexión que registró su teléfono fue a las 3 de la mañana, pasadas las 8 de la mañana Arzamendia dejó al hijo en la casa de su suegra argumentando que la joven se había ido a la obra social y volvió al domicilio que compartían. Arzamendia le efectuó un disparo en la cabeza a no menos de 50 centímetros de distancia utilizando como amortiguador el colchón, que quedó marcado por el fogonazo. La habitación no se halló alterada o violentada, señal de que Micaela se encontraba durmiendo, en absoluto estado de indefensión.

El día 8 de agosto de 2017 el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 25 condenó a pena perpetua a Alexis Arzamendia por el femicidio de Micaela Gaona. Los jueces Rodolfo Bustos Lambert y Gustavo Goerner, y la jueza Ana Dieta de Herrero condenaron a Arzamendia, de 23 años, por homicidio cuadruplemente calificado; por haber sido cometido por un hombre mediando violencia de género, por haberse cometido contra su pareja; por alevosía y por haber utilizado un arma de fuego, tal como había planteado la fiscalía y la querella.

En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la representante Andrea Conde (Frente para la Victoria) presentó un proyecto de ley para declarar a esta joranda de interés para la promoción de la defensa de los derechos humanos.

El proyecto afirma: “El caso de Micaela Gaona no es un hecho aislado ni espontáneo, es una de las miles de pérdidas que sufrimos a causa de la violencia machista y que tiene múltiples expresiones que hemos naturalizado como sociedad y que debemos evidenciar para poder desarmarlas, porque ellas son las que generan las condiciones de posibilidad para estos hechos aberrantes. Nos referimos a la inequidad estructural que padecen las mujeres, menor remuneración por igual trabajo que los varones, peores condiciones laborales, mayor costos por el cuidado de su salud e higiene, sosteniendo el trabajo reproductivo sin remuneración alguna y asediadas por la violencia machista que las objetiviza. Entendemos a esta trama que acaba con la vida de cada vez más mujeres como integral y compleja, requiere a su vez del mayor compromiso social y sobretodo estatal para poder desarmarla”.