Jueves 23 de Noviembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Deportes
Lunes 06 de Noviembre de 2017

San Lorenzo y los pibes de la villa

Gracias al trabajo de CASLA Social, 3200 personas (entre niños, adolescentes y adultos) realizan actividades en el club, de manera gratuita.

La gran mayoría son de la 1-11-14, Barrio Rivadavia I y II, Barrio Illia, Barrio Charrúa y Barrio Juan XXIII, todos vecinos al estadio de Bajo Flores. No está de más recordar que la 1-11-14 tiene la mayor tasa de homicidios de la Ciudad de Buenos Aires.

Las opciones son muchas: el programa “Primera Infancia” está dirigido a niños de 1 a 3 años que asisten semanalmente a la pileta del club. También hay otra actividad en la pileta para embarazadas, y apoyo escolar. Para la familia está la opción de trabajar en el afianzamiento del vínculo madre-hijo-padre a través de matronatación. Los niños y niñas pueden elegir hockey, fútbol, básquet, patín, voley o natación. Los mayores de 18 pueden optar por la Oficina de empleo. Esas son solo algunas de las actividades.

“Bajo Flores es un actor muy importante para San Lorenzo. Hasta diría que clave”, dice el presidente Matías Lammens. “El proyecto de incluirlos nació naturalmente, al tiempo de asumir. Las instituciones tienen en su ADN la misión de ayudar a recomponer el tejido social, de contener, de incluir. Creemos en un San Lorenzo con los chicos adentro, y no afuera, muro mediante. Desde nuestro lugar queremos ayudar para que los chicos, a través del deporte, se mantengan alejados del paco, que hoy es el gran veneno, la gran amenaza que existe en estos barrios”, agrega.

“Más allá de los programas para vecinos de Bajo Flores, tenemos mucha gente del barrio en el club”, asegurá Arciniegas, que es colombiana y egresada de la carrera de Ciencias Políticas. Y detalla: “Primero, por los empleados: varios son vecinos de la 1-11-14. Y segundo, por la línea dirigencial de tener los precios de cuotas más bajas del mercado, y no subirlos, a pesar de que los ingresos no dan para los gastos. El valor es acorde a los barrios que rodean al estadio. La posición institucional es abrirse a la villa. Eso hace que además de los becados, tengamos muchos socios-vecinos” dijo Martha Arciniegas,  coordinadora general de CASLA Social.