Jueves 23 de Noviembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Martes 24 de Octubre de 2017

Evangelina Petrizza: "El Estado y las empresas deben acompañar las propuestas del sector social"

Los jóvenes periodistas de Mundo Villa, le hicieron una entrevista a Evangelina Petrizza ex directora ejecutiva del RADIM y actual trabajadora del estudio Beccar Varela, durante el programa de Mundo Villa por Diputados Tv.


MV: ¿Cuál es tu mirada y tu trabajo social en el país hoy en día?

-La situación hoy en día, sin lugar a dudas exije que todos nos comprometamos, que nadie mire para el costado y que desde nuestro lugar aportemos. Ya ha quedado demostrado en el tiempo que el Estado, el mercado y las organizaciones sociales solas no pueden, entonces es un gran momento para que todos nos pongamos de acuerdo, tengamos objetivos comunes y todos vayamos a buscar el bienestar general.


MV: ¿Cómo comenzaste a trabajar en lo social?

-Siempre estuve muy motivada y me sentía muy cercana a lo que pasaba en nuestra realidad. La vocación de servicio estuvo presente desde muy temprano y también tiene mucho que ver con lo que se vivía en casa, lo que podemos hacer los padres, respecto a los hijos, es el ejemplo. No es tanto profetizar ni decir, sino mostrar, y en mi casa siempre había un plato de más, un espacio para aquel que no tenía, entonces fue natural.

Después llegó el desafió de elegir que estudiar, desde donde aportar. Creía que la mejor manera de entender la realidad cercana era empezar a entender como funcionaba el mundo. Por eso empecé a estudiar relaciones internacionales y a partir de ahí me acerqué mucho a los temas de cooperación internacional y cooperación para el desarrollo .


M.V.: Desde el RADIM, en dónde participaste y fuiste parte del equipo, ¿Qué experiencia te llevas en base a lo social y a lo vulnerable?

-Con RADIM tuve la oportunidad maravillosa de poder tratar de acercar la realidad de las personas con mayor vulnerabilidad, con mayores necesidades a espacios de toma de decisiones más importantes, en dónde hay muchos mitos de un lado y del otro, y eso es realmente desafiante para muchos de los que tratamos de formar un puente. Entonces recorrer mucho los barrios y la Argentina hizo que pudiese tener información de primera mano y poder transmitir realidades que para determinados contextos son absolutamente extraños.


M.V.: ¿Creés que desde las organizaciones sociales se puede lograr una mejora social o si o sí se necesita la ayuda del Estado?

-Creo que solo no se puede, el Estado, las organizaciones sociales y el mercado solos no pueden. El sector social tiene una enorme capacidad de innovación, de poder plantear soluciones que después si los actores, el Estado o las empresas se ponen de acuerdo pueden ser muy potentes y transformadoras. Entonces en ese sentido me parece que el potencial de innovación que tiene el sector social es tremendo y las organizaciones ahí cumplen un rol fundamental.


M.V.: Está buenisimo que se pueda conectar eso y que siga avanzando

-Es el gran desafío, no solamente es el desafió que tenemos nosotros, lo tiene el mundo. El mundo hoy por hoy está en una situación muy compleja y ya ha quedado demostrado que si no nos ponemos todos de acuerdo, el sector empresario, el Estado y la sociedad civil, eso no se puede resolver.


M.V.: ¿Cómo ves la situación actual de los barrios y cuáles son los canales por los que se puede trabajar en la transformación de los barrios?

-Para empezar hay que pensar en el fin, después vemos los medios. Creo que lo que lo que hace falta es confianza entre nosotros. Para que una sociedad prospere equitativamente tiene que ser una sociedad en donde nos unan muchos lazos, que nos importe el otro y eso se llama capital social. Pasa mucho en todos lados esto de confiar y unirse, pero debería pasar mucho más y en todos los barrios, adentro y afuera. Lo primero que tenemos que hacer es conocernos y para poder dar ese paso tan importante, hay que dialogar. Cuando se encuentra esto de la necesidad con la posibilidad de ayudar, el puente es muy cercano, entonces me parece que una de las cosas que hay que hacer es esto. Y las organizaciones sociales cumplen un rol fundamental, que todos se pongan a trabajar para el que más lo necesita.


M.V.: Muchas de estas organizaciones que realizan un gran trabajo no tienen una base jurídica y se pierden de mucho apoyo por no tener esa estructura.

-No todas las organizaciones sociales que están trabajando en el campo social deben ni tienen que ser formalizadas, muchas son grupos informales de vecinos que se juntan y abren la puerta de sus casas o sus espacios. Una organización es un proyecto social, y para que eso se convierta en una organización, tiene que pasar una serie de cosas y tener madurez, porque tener papeles implica un paso, responsabilidad y carga administrativa muy enorme. Es necesario cambiar mucho del marco jurídico de las organizaciones para que estas puedan crecer y conseguir mucha más ayuda.


M.V.: ¿Cómo se construye el lazo entre el mundo empresarial, las organizaciones sociales y los vecinos para realizar una transformación?

-Yo creo que el mundo empresario no solo debe comprometerse con donaciones y demás sino que también debe llegar a los barrios para conocer la realidad, sentarse a charlar con los vecinos y a partir de ahí ver como se puede llevar a cabo esa transformación.