Domingo 22 de Octubre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Sociedad
Martes 18 de Julio de 2017

La vida condenada desde antes de nacer

Cuando las generaciones de familia vivieron excluidas desde siempre ¿Cuál es la forma de “insertarlos”? Si siempre estuvieron afuera. En lo más bajo de la escala social. ¿Cuál es el futuro de un niño que tuvo que aprender a hacerse hombre para sobrevivir todos los días?

¿De qué derecho hablamos cuando se tiene que aprender a manejar un arma y no terminar el secundario? Cuando un niño sabe más de drogas que de matemáticas es porque muchas cosas no funcionan.  ¿Dónde está el Estado? ¿Qué ejemplos va a tener si su padre “esta re encana” y de la madre nada se sabe?  Ir de gira, estar bien empilchado, y tener a la piba más linda del barrio. Con eso se vive bien. Matar a la policía y robar un banco es el sueño de muchos, porque de la vida no se espera mucho.  Ahora no se piensa en el mañana, hay que vivir hoy, como se pueda y con lo que se tenga. ¿La cultura? Algo que no entiende mucho que es, pero se vive con ella todos los días.       

Ahora ya no se respetan los códigos, porque cuando ya se está “re quemado” ¿que códigos se pueden respetar? La droga hace que robes en tu casa. ¿Se pude ir más allá de eso? Los niños de 13 parecen de 8 pero viven como si tuvieran 17.  
Si desde que naciste tu vida no le importó a nadie y solo fue un acta más en el Registro Civil, ¿Por qué se puede creer que la vida de los demás si valen algo? Si lo único que muestran que si vale en la tele son las joyas y “estar bien” ¿Porque ellos no lo van  a estar?  Cuando pocos tienen todo, y muchos no tienen nada, la violencia es imposible de acallarla.  
                
¿Nos quejamos? Sí.
¿Hacemos algo para cambiarlo? No.
¿Duele? Sí, mucho.
¿Hay ganas de un cambio estructural? No.
¿Son utilizados como eje de campaña? Sí.
¿La justicia cuida sus derechos? No.
¿Mueren todos los días? Sí.
                                                                         
No crean que las estadísticas son solo números y no familias con una historia atrás y con sentimientos que van creciendo día a día. No crean que sus vidas valgan más que aquellos que están en este momento viendo a quien robar, para comprarse algo para comer, o comprarse unas zapatillas.  A todos nos toca. Y la violencia recién empieza.