Domingo 22 de Octubre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Lunes 26 de Junio de 2017

Más de 100 familias de las villas del sur de la ciudad cuentan con la escritura de su casa

Con planes de 80 o 120 cuotas, los beneficiarios obtuvieron el título del inmueble que ocupan desde hace años; el modelo se replicará en otras zonas.

Las villas y asentamientos porteños representan ecosistemas complejos. Dinámica, códigos y características diferentes, pero en cada una hay procesos que pueden replicarse en otros para avanzar en los proyectos de urbanización.

Este concepto puede aplicarse en lo que sucede en el sur de la ciudad donde 110 familias ya cuentan con el título de propiedad de las viviendas que ocupan desde hace años. A través de un plan impulsado por la Corporación Buenos Aires Sur Sociedad del Estado y con el respaldo del Banco Ciudad, 43 familias de Los Piletones, 35 de Las Palomas y 32 de 33 Viviendas accedieron a créditos de 80 o 120 cuotas -que van desde los 300 hasta los 700 pesos- para pagar el inmueble.

Si bien no son las primeros titulos que se entregan en barrios de bajos recursos, representan el comienzo de un modelo que se replicará en las villas 20, Rodrigo Bueno, Fraga y 31, donde avanza la urbanización.

“Las escrituras les permiten a los vecinos tener los mismos derechos que cualquier otra persona. Los arraiga definitivamente al lugar”, dice a La Nación la presidenta de la Corporación Buenos Aires Sur, Karina Spalla.

Para llegar a entregar los títulos de propiedad fueron necesarias dos leyes sancionadas en la Legislatura: la 5235, de desarrollo de nuevos barrios en la Comuna 8; y la 5196, de modificación del Código Fiscal. Con la primera se incorporó al Código de Planeamiento Urbano las normas urbanísticas. La segunda permitió facilitar el proceso de escrituración para vecinos que viven en villas y asentamientos.

Más de 82.000 familias habitan en 42 barrios de este tipo en la ciudad, según el último relevamiento hecho por la ONG Techo. Muchas de ellas también podrían acceder a créditos para llegar a la vivienda propia. “El modelo de Los Piletones es muy bueno y estamos tomando elementos para aplicar en otros barrios, aunque cada uno tiene particularidades diferentes. Todos los proyectos de integración socio urbana que está liderando el gobierno culminan con un título de propiedad que la gente terminará pagando en el tiempo”, explicó el titular del Instituto de la Vivienda, Juan Maquieyra. Los trabajos más avanzados son en las villas 20, Rodrigo Bueno y Fraga.