Miércoles 26 de Julio de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Perfil
Martes 28 de Junio de 2011

No es lo mismo puntero que dirigente social

Cristian Heredia (Cristian Rey para sus fans) es un dirigente social de la villa 21. Claramente en esta nota para La Nacion explica lo que significa ser un dirigente social en una villa. Cristian sabe que es muy distinto hacer política en el barrio a diferencia de lo que se muestra en la serie "El Puntero" que se emite por Canal 13. "Refuerza un estereotipo que no somos. Es una imagen que nos aleja de la gente y que no es cierta", repite una y otra vez .

  • CRISIAN HEREDIA: REFERENTE SOCIAL

"No nos señalen por ser villeros. Por qué no vienen y recorren mis pasillos para ver el hambre y el frío de nuestros niños. No nos metan a todos en la misma bolsa".
Heredia, conocido como Cristian Rey porque así se llama la banda de cumbia que lidera, invita a recorrer su barrio; está entusiasmado por mostrar lo que logró con su agrupación, Patria Grande, y con la ayuda de distintos referentes del gobierno nacional. "No nos piden nada a cambio, ni votos, ni llevar gente arreada a los actos. No hacemos ese tipo de política", se ataja. Y establece el contraste con quienes, dice, sí manejan esos códigos de toma y daca. "Hay punteros de esos que quieren salir de pobres y se olvidan de la gente".No quiere ni que lo nombren como puntero. "Soy un referente social del barrio", dice, casi a modo de presentación, el militante de Frente para la Victoria en la villa 21 de Barracas Cristian Heredia. Cuenta que no vive de la política: "Soy portero de una escuela", y agrega como para despejar dudas: "Aunque no coincido en nada con Macri estoy empleado por el Gobierno de la Ciudad". Cuando se suma uno de sus colaboradores a recorrer los pasillos, no duda en decir: "A esos punteros que se enriquecen a costa de la gente, que ya ni viven en el barrio, habría que cortarles la mano". Sonríe, pero no parece broma. Heredia se apunta a la charla y dice que por culpa culpa de algunos, otros referentes políticos tienen esa mala fama. "Vamos a construir una nueva política desde adentro", señala este dirigente treintañero orgulloso de haber nacido y vivido en la casita que pudieron armarse sus padres en la villa y que hoy ya tiene una agrupación política que hace campaña por la presidencia de la junta vecinal. El se presenta como un político diferente y, por eso, lo enfurece tanto el personaje que cada miércoles y domingos se ve en la pantalla de Canal 13. "Refuerza un estereotipo que no somos. Es una imagen que nos aleja de la gente y que no es cierta", repite una y otra vez a lo largo de las dos horas de conversación andando en esta villa, en la cual el Padre Pepe denunció circulación y consumo de drogas, situación por la que recibió una amenaza de muerte, supuestamente de narcotraficantes.La la visión del autor de "El Puntero". Desde la aparición de El Puntero se abrió un debate acerca de la imagen "estereotipada" de la que habla Cristian. Consultado por lanacion.com el autor de esta serie, Mario Segade, explica que no hay que perder de vista que es una ficción, un "cuento", que tiene una base de acopio de información en varias villas, pero luego ese "mundo real" se recrea en un imaginario "verosímil". Así, quien tiene la ardua tarea de escribir esta exitosa ficción reconoce que se inspira en lo que vio y ve en villas, para armar la historia que más le conviene a él de modo que cada capítulo sea entretenido, potente.
¿Qué cuestiones siente que son parecidas en la realidad y en la ficción?
"Creo que en la serie se maneja la misma intensidad e inmediatez que pude ver en la villa. Urgencia y demanda permanente, eso trato de mostrar", cuenta Segade, y agrega que en esa inmediatez a veces está en juego la vida y la muerte, cuestiones de vivienda, de salud muy urgentes que los referentes tienen que resolver.
El autor reconoce que hay quien se acerca con prejuicios a la villa. Afirma que no fue su caso. "No fui con preconceptos, pero se que hay gente de clase media que cree que de aquel lado está el mal. Ese es un prejuicio a derrotar", dice. Y concluye con su experiencia: "Conocí de todo en la villa: gente muy maravillosa y otra que preferiría evitar."