Martes 25 de Julio de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Urbanidad
Lunes 20 de Marzo de 2017

La mayoría de las villas estan en riesgo

Siete de cada diez asentamientos informales están a menos de 10 metros de un factor de riesgo, según un informe de Techo.

El más frecuente es la cercanía a una rivera o canal, seguido por la proximidad a un camino de alto tránsito, basural, pendiente, líneas de tren, torres de alta tensión, entre otros. Esto pone en peligro la calidad de vida de los vecinos y, en algunos casos, hasta los lleva a la muerte.

Según el Gobierno, en Argentina hay 6300 villas y asentamientos, donde viven entre 12 y 14 millones de personas. Desde la subsecretaría de Hábitat y Desarrollo Humano de la Nación, afirman que su plan de urbanización es la mejor respuesta a esta realidad.

De acuerdo con el informe de Techo, la precariedad en las instalaciones eléctricas aumenta el riesgo de cortocircuitos, incendios y accidentes que pueden resultar fatales; mientras que las conexiones irregulares a la red de agua o cloacas pueden producir secuelas muchas veces irreversibles en la salud.

Pablo Vitale, coordinador del área Derecho a la Ciudad de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), coincide con que los habitantes de las villas y los asentamientos están permanentemente en peligro por la proximidad "a lugares dramáticos". "Un caso es el de los que están en la vera de la cuenca del Riachuelo, donde sufren graves problemas de contaminación, pero hay otros como el de la villa 20 de Lugano, en cuyo borde había un deposito de autos del Poder Judicial que generó que muchos chicos tuvieran alto plomo en sangre", ejemplifica.

Destaca que estos barrios suelen surgir en sitios que no estaban pensados como zonas residenciales por los riesgos vinculados a las condiciones ambientales, pero que a medida que la ciudad se fue expandiendo se incorporaron a la misma con ese uso.

Para Marina Klemensiewicz, subsecretaria de Hábitat y Desarrollo Humano de la Nación, los factores de riesgo que están presentes en el 99% de los asentamientos son los vinculados a la precariedad de las viviendas y al déficit en el acceso a los servicios públicos como el agua y las cloacas. "Esto afecta a indicadores de la salud fundamentales e incide sobre la mortalidad infantil", aclara.

Y agrega: "Eso es lo que estamos atacando con el Plan Integral de Hábitat y Vivienda, que es muy ambicioso. El presupuesto que recibí el año pasado fue de 690 millones de pesos y ejecutamos más de 5000 millones: esto demuestra que es una decisión de Estado. Estamos con 477 intervenciones integrales en todo el país, llevando agua y cloacas, entre otras cosas". Esto comprende la urbanización de las 381 villas y asentamientos informales considerados como más complejos para que sean convertidos en barrios.

Fuente: http://www.lanacion.com