Jueves 21 de Septiembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Deportes
Miércoles 15 de Febrero de 2017

De Villa 21-24 a la pista nacional de remo en Tigre

Con 5 años de experiencia en el Puertito, en la ribera del Riachuelo, jóvenes de la villa 21-24 pudieron realizar un entrenamiento en las aguas del Camino de los Remeros.

A través de un programa nacional de inclusión los chicos que practican remo en el riachuelo de la Villa 21-24 de Barracas pasaron todo un día en la pista nacional de remo y canotaje en el Delta de Tigre.

La actividad se enmarca dentro del plan de Prevención del Delito y la Violencia, que busca el fortalecimiento de los vínculos y brindar herramientas forjados en los valores deportivos. La misma es llevada adelante porel Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, a través de la Secretaría de Seguridad, que conduce Eugenio Burzaco.

María Laura Abalo y Ariel Suárez, campeones panamericanos de remo, fueron los promotores para que los jóvenes del barrio porteño tengan esta experiencia inolvidable sobre las aguas del “Camino de Los Remeros”, lugar donde practican quienes compiten y llevan los sueños olímpicos. Esas mismas aguas fueron testigos de la adrenalina y anhelos, que se reflejaban en las caras risueñas de los muchachos a la hora de subirse y comenzar a remar. Los campeones vienen acompañando a los chicos desde fines del año pasado, en esta iniciativa de la Subsecretaría de Participación Ciudadana, a cargo de Elizabeth Caamaño.

Otro de los personajes responsable, es ni más ni menos, que Guillermo Francisco Pfaab, entrenador nacional de remo y medallista mundial. Pancho, como lo llaman quienes lo conocen, tiene un trabajo silencioso y es partidario de darle oportunidades a los adolescentes. Sin dudarlo un segundo, agarro su megáfono y subió a los chicos para hacer una “salida a un 8 con timonel”, como se dice en la jerga. Mientras Pancho daba indicaciones desde una pequeña lancha, los muchachos junto a los campeones panamericanos remaban ocho subidos a un bote. Previo a esta prueba, los participantes recorrieron las instalaciones olímpicas y realizaron ejercicios de precalentamiento en el gimnasio que dispone la Asociación Argentina de Remo (AAR).

Por otra parte, los chicos pasaron por los remorgometros, que son simuladores de remo sobre tierra firme, ahí pudieron competir uno contra uno obteniendo diferentes marcaciones en las maquinas; según el entrenador, hay una nueva tendencia en los gimnasios de todo el país, donde solo se compite a través de una computadora.

“El remo es un deporte diferente que está en la naturaleza, que integra mucho porque hay que poner el cuerpo, eso hace que el cuerpo se modifique y cambia las actitudes y valores de cada persona”, concluye Pfaab, quien despide a cada uno de los chicos y los invita a iniciar este camino, el camino de remar.