Lunes 20 de Noviembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Perfil
Martes 14 de Junio de 2011

“Si tuviéramos un plan de vivienda que podamos pagar de a poco no dudes que lo utilizaríamos".

Marino Sosa, vecino y referente del barrio “Rodrigo Bueno. La justicia porteña ordenó al gobierno porteño que desaloje el depósito de autos, y dispuso la realización de un estudio epidemiológico de la población del asentamiento. 

  • MARINO SOSA REFERENTE "RODRIGO BUENO"

 

La Policía Federal utiliza terrenos de la Reserva Ecológica como depósito de automóviles abandonados y / o secuestrados por causas judiciales. La jueza Elena Liberatori, atenta a semejante dislate, ordenó al gobierno porteño que desaloje el depósito de autos, pero además dispuso la realización de un estudio epidemiológico de la población del asentamiento. “Nos dijeron que a fines del año pasado iban a retirar unidades… siempre promesas” La zona es transitada por miles de visitantes todos los fines de semana, quienes sin embargo poco saben de la existencia, a solo 200 metros, de un asentamiento urbano que alberga un promedio de 1.000 familias, o sea, unos 5.000 habitantes. Ni mucho menos saben su nombre: el barrio se llama Rodrigo Bueno (en adelante RB). La población está integrada fundamentalmente por tres colectividades: peruanos, paraguayos y bolivianos, conformando una mayoría de extranjeros en edad adulta. Pero la población de niños nacidos esta última década empareja un poco la cosa. La población está integrada fundamentalmente por tres colectividades: peruanos, paraguayos y bolivianos, conformando una mayoría de extranjeros en edad adulta. Pero la población de niños nacidos esta última década empareja un poco la cosa. La entrada al barrio no ofrece una grata bienvenida a los ojos de este cronista. La Policía Federal utiliza terrenos de la Reserva Ecológica como depósito de automóviles abandonados y / o secuestrados por causas judiciales. La jueza Elena Liberatori, atenta a semejante dislate, ordenó al gobierno porteño que desaloje el depósito de autos, pero además dispuso la realización de un estudio epidemiológico de la población del asentamiento. “Nos dijeron que a fines del año pasado iban a retirar unidades… siempre promesas”, se queja Marino. El Jefe de Gabinete Porteño, Rodríguez Larreta calificó de “disparate” el fallo de la magistrada, asegurando que el predio se encuentra en una zona donde “no hay infraestructura adecuada para que la gente viva”. Las manifestaciones del ahora ex candidato a suceder en el Gobierno de la Ciudad a Mauricio Macri, cuanto menos pueden ser consideradas contradictorias, por el apoyo que le brinda la gestión macrista al “holding” IRSA, que proyecta la construcción de un megaemprendimiento en la zona, con viviendas de lujo y espacios de recreación marina. Es paradójico pero “mucha gente de acá levantó paredes de los edificios de Puerto Madero, ya que muchos de los vecinos somos albañiles” afirma Marino. Los habitantes de la “Rodrigo Bueno” no tienen dudas; se puede edificar y por lo tanto urbanizar el barrio. El prestigioso arquitecto Jaime Sorín, realizó un completo informe junto a especialistas del Instituto Gino Germani y del Conicet. El estudio de factibilidad, que da cuenta de la inexistencia de impedimentos para urbanizar o construir, fue aportado a la jueza. Mientras tanto, sin ayuda del Gobierno de la Ciudad, el barrio mejora sus condiciones de vida. Dos panaderías, una carnicería y varias verdulerías están apostadas en el medio de los pasillos y pequeños pasajes del RB. “Al principio comprábamos mercadería en los negocios de San Telmo. Cuando instalaron el astillero Tandanor (Talleres Navales), empezaron a venir muchos camioneros, y entonces se comenzaron a instalar comercios dentro del barrio. Además viene mucha gente de las parrillas al paso de la Costanera a comprar”,nos cuenta Marino. Los habitantes del Rodrigo Bueno utilizan los servicios del Centro de Salud Nº 15 (Humberto 1º 470)y según el caso, el Hospital Argerich. “En la salita la atención es excelente. Ojo que lo fuimos ganando de a poco. No nos daban bola al principio, no nos querían atender porque sólo actuaban en una determinada área de influencia y te pasabas un metro y no te atendían”. A veces sufren discriminaciones, otras tantas prefieren automarginarse: “La mayoría de los chicos van a la escuelas de San Telmo y no pueden traer a sus compañeros acá” El barrio muchas veces es adjetivado de manera peyorativa como villa. Dicha calificación no es casual, tiene que ver con conceptualizaciones construidas por minorías de buen vivir, que imponen su propia cosmovisión de mundo. En ese sentido, son constantes las quejas de vecinos “clasemedieros” y hasta pobres, quienes acusan (en el último caso) a sus pares de “ocupas” que no pagan impuestos. “La culpa no la tenemos nosotros. Si no hay una política de gobierno para que nosotros podamos pagar, no nos queda otra que seguir sobreviviendo de esta manera”,