Martes 25 de Abril de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Opinión
Jueves 05 de Enero de 2017

Se debate la baja de imputabilidad en las penas a los menores

El gobierno debate sobre la baja de la edad de imputabilidad a menores al asegurar que es necesaria una nueva ley que regule el régimen penal juvenil.

Por Dalma Villalba

Nunca para arriba, siempre para abajo. 
Cuando ya la olla salta y no se puede seguir tapando aquello que quisiéramos esconder, solo se piensa en soluciones nefastas, viendo solo una parte y sin ganas de mejorar el contexto ni las formas, porque no quieren apostar al futuro, sino a este presente donde no estamos incluidos. 

El Gobierno quiere modificar el Código Penal y busca que los jóvenes puedan ser imputados desde los 14 años. Así con tanta facilidad se está tanteando el asunto, viendo como de apoco “aplacar” los pedidos de seguridad o de matarlos a todos, para solo llevarlos a un lugar que trabaja por la “reinserción en la sociedad”, cosa que entendemos y lo vemos hasta estadísticamente como algo muy fuera de la realidad. Que ronde por la cabeza de alguien que los jóvenes puedan ser imputados desde los 14 años es una cosa peligrosa, y más peligrosa aun cuando una gran cantidad de personas lo avalan. 

Debemos entender que la “seguridad” es una cuestión muy amplia y que va más allá de un celular, aunque cueste mucho tener ese celular. Muchos de los jóvenes que salen a robar o que ya están “condenados” no tuvieron muchas opciones para elegir, porque todos critican a Brian, por matar a otro niño llamado Brian, acción injustificable, pero ¿Nadie reparo es su contexto familiar?, ¿Ninguno noto que otro ejemplo no existía?, o todo el mundo cree que es fácil ser adolescente y saber que “Para las Fiestas” no hay un mango o peor, no saber dónde descargar el dolor que seguramente tiene acumulado, y no es que se pretenda justificar nada, solo intentamos abrir un poco el foco, demostrar que no siempre en estos casos uno más uno es igual a dos… esa familia perdió un integrante, que lastimosamente no volverá, y es algo muy triste, pero la posible cura o la solución es algo que solo está empeorando todo, nos desvía del debate principal, y de la reflexión que debemos hacer como sociedad.  

Los jóvenes que ingresan a un Instituto o a un penal son jóvenes que no tienen muchas más oportunidades de cambiar la historia, y más si tiene un contexto familiar  desafortunado, pensar que niños de 14 o 15 años están preparados para eso es estar fuera de la realidad, por el contrario debería de repensarse el rol de la escuela, buscar una forma de empleo tanto para la familia como para el joven, y poder realmente ofrecer a los jóvenes herramientas de transformación para sus vidas, porque los niños que descuidamos hoy, son los jóvenes que seguirán robando y matando mañana.