Martes 21 de Noviembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Opinión
Domingo 16 de Agosto de 2015

Patria Grande, yo creo.

Pasó un año desde los despidos a los trabajadores de las villas dependientes de la Secretaría de Cultura de la Nación (actual ministerio) por parte de la Ministra Teresa Parodi y sus Subsecretarios , que mienten, discriminan y persiguen políticamente a los compañeros del movimiento cultural Patria Grande. Pero la lucha sigue. Desde lo político, desde lo social y desde lo intelectual.

  • Movimiento Cultural Patria Grande

Por Mirta Atencia

El momento político en que se encuentra el movimiento Patria Grande es crucial. Nuestro crecimiento en la adhesión de la gente y las acciones que condujeron a que se comenzara a realizar un verdadero cambio de paradigma cultural, donde un grupo de personas venidas de sectores muy humildes , procedentes de esa, tan mentada, bolsa de ciudadanos más desprotegidos , fuera totalmente del sistema económico oficial, (el ejército de albañiles y empleadas domésticas,  los hermanos latinoamericanos pobres, los cartoneros, los  jóvenes músicos,  los  sin trabajo ni estudios, los más pobres de los pobres, los más explotados), ellos, comenzaron a demostrar que a través de la cultura, hacían y hacen posible  cambios estructurales y organizativos profundos, al mismo tiempo que  vuelven  visible la miseria del sistema capitalista y las debilidades del proyecto K. Proyecto  del que somos parte activa , pero pensantes y en muchos casos, con absoluta independencia de criterios. Sin embargo, grupos que no pueden hacer pie en el territorio villero o en los sectores más desprotegidos, quieren imponernos la mirada de la pequeña burguesía, que con actos de abuso de poder, pretenden disciplinarnos! No quieren aceptar nuestras propuestas, nos quieren imponer condiciones, nos condicionan económicamente, nos desautorizan y pretenden rebajar el nivel de intercambio que los más vulnerables  de nuestra sociedad realizan  con el más alto nivel de la vida cultural y social del país! Con todo lo que este acto revolucionario implica, al llevar a la práctica una cultura nacional inclusiva ,que  significa  un proceso de  democratización real y una toma de poder de parte del pueblo llano , de uno  de los elementos más importantes para la formación de la conciencia nacional, ¡la cultura! . La visibilización y  la acción de estos sectores humildes, empoderados de elementos prácticos y económicos mínimos dentro del ámbito de la Secretaría de Cultura,  provocaron una dinamización social de tal envergadura , que obliga a los dirigentes menos acostumbrados a la militancia, pero si domesticados en la administración y ejecución de planes pensados por cabezas fuera de las villas y barriadas, a pretender copar esos estamentos de la vida social , pretendiendo desplazar a los reales  dirigentes locales , cooptar  punteros    e imponer dirigentes "visitantes" (para usar un término futbolero), pero que en la práctica , ya no responderán  a los intereses y necesidades locales, desnaturalizando el proceso de democratización llevado adelante por nuestro movimiento. Sin embargo esto no debe detenernos, en absoluto! Lo que justamente   debemos entender, es la fuerza con que cuenta Patria Grande : la inserción y la configuración social que lo integra. Llegó el momento , para que dentro del movimiento transversal que es el  peronismo kichnerista, nuestro movimiento comience a hacer planteos de políticas de mínima que se deben cumplir dentro del Movimiento K, para que el proyecto se profundice, mejore  y cumpla con los objetivos de inclusión y buena vida que permanentemente se plantea desde los más altos niveles políticos de gobierno , pero que en la práctica adolece de alguno de los males que siempre aquejaron  al peronismo, como por ejemplo el tan mentado “ para un peronista , no hay nada mejor que otro peronista”, que en realidad solo   debilita el campo nacional  y popular, y mucho más   cuando se trata de cortarle las alas a parte de ese movimiento , como se hace en este momento con nosotros. Patria Grande cuenta con una buena base en el pueblo más  pobre, con  un grupo de buenos militantes y con  una dirigencia que en gran parte, sale de esa sociedad a la  que representamos. Todos estamos comprometidos con que el proyecto Nacional y Popular continúe y mejore día a día, pero no a cualquier precio, no al precio de la desaparición de una corriente nacional y latinoamericana  que tiene ya más de cincuenta años de lucha, investigación , producción y realización  de hechos transcendentales, que van desde la organización de algunos barrios totalmente olvidados, hasta la formación y elaboración de materiales teóricos y de acciones prácticas de alto impacto social y político, de transformación real y efectiva de la cotidianeidad.
Más que nunca, la organización y la militancia, la reflexión y las propuestas deben ser parte de nuestro diario accionar, tal como lo vienen haciendo muchos compañeros, pero es necesario afilar la maquinaria, sacarle punta a los lápices y mantener un ritmo de militancia y trabajo que vaya en aumento, acorde a las necesidades del momento y realizar  una batería de propuestas, en primera instancia, para la ciudad, que nos coloque en la arena política, de una manera central e indubitable.
ABRAZO MILITANTE - MIRTA