Jueves 21 de Septiembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Opinión
Martes 23 de Junio de 2015

La Guerra de las Palabras y yo

Se presento el libro de Víctor Ramos en el Honorable Congreso de la Nación. Mirta Atencia, referente política y social, con una rica historia política, fue una de las oradoras de la convocatoria, hace una reseña del libro, y nos cuenta su experiencia en el exilio.

  • Mirta Atencia

Por Mirta Atencia
La lectura del libro de Víctor me llevó, desde sus primeras líneas, a recordar las experiencias vividas en el exilio “dorado” en Dinamarca. Siempre se pensó que los países escandinavos eran el ejemplo de la democracia y la tolerancia. Nada más lejos de la realidad que deben vivir los exiliados políticos o económicos en esas latitudes. Como bien lo explica el compañero Ramos, las palabras que vas escuchando por primera vez y entendiendo que significan , son las que te van colocando en el lugar que vas a ocupar mientras tengas que vivir entre esos vikingos rubios, de ojos azules y bien alimentados. Un ciudadano de segunda clase. Fremmedarbejder (trabajador extranjero), perka (extranjero), sortesvin( cerdo negro) son todas palabras  que se utilizan de manera discriminatoria, para referirse a los trabajadores de otros lugares del mundo, en especial paquistaníes, turcos, hindúes, que fueron buscados por Dinamarca, en sus propios países, para trabajar en las fábricas y servicios en las épocas de bonanza económica y que ya en los años ochenta comenzaron a quedar desocupados por el avance del neoliberalismo y se convirtieron en un  estorbo para la sociedad danesa, por que comenzaron a competir por los puestos de trabajo , cada día más restringidos. ”Nos quitan nuestras mujeres”, “se quedan con nuestros trabajos” “huelen a curry” “ son peligrosos y violentos” , en fin , todos los recelos propios de una sociedad clasista, en crisis y camino a empobrecerse, que desata los peores sentimientos racistas y discriminatorios.
Cada capítulo leído me llevaba a una reflexión sobre esas sociedades del “primer mundo”, a la que tantos argentinos quieren parecerse, pero donde el racismo, la discriminación y la xenofobia florean sin que sus poblaciones se avergüencen. Basta pegar un recorrido por la cantidad de gobiernos racistas y de derecha que en los últimos años han vuelto a tomar el poder en Francia, Dinamarca, Inglaterra, España. 
Siempre voy a estar agradecida a mi sangre india que me ayudó  a mantener mi identidad intacta , a mis antepasados europeos que me ayudaron a pasar inadvertida como “sudaca” y a mi olfato tan afinado , olfato aguzado por los conocimientos que me dio la Izquierda Nacional, que siempre me ayudó a encontrar los europeos que luchaban contra estos males, a quienes me pude unir para continuar con la lucha revolucionaria , que casas más , casas menos, es igual en todo el mundo occidental y cristiano. 
Los invito a leer este libro que es , como todo lo que hace Víctor, una ayuda para la reflexión , la acción y el cambio , social y personal.-