Lunes 20 de Noviembre de 2017 -

Secciones Opciones
Contacto
Perfil
Martes 09 de Noviembre de 2010

“Los chicos tienen que comer con sus familias”

Sara Sofía hoy tiene un comedor en la villa 21 que asisten más de 150 vecinos. El comedor comunitario, nació para hacer frente a una situación adversa, hoy es un lugar para compartir mucho más que un plato de comida.

 

  • sara ledesma en su comedor comunitario

El comedor comunitario, nació para hacer frente a una situación adversa, hoy es un lugar para compartir mucho más que un plato de comida.

“Todos los días 150 vecinos compartimos el almuerzo y la cena en la villa como una gran familia, y sabemos los problemas que tiene nuestro vecino, eso es un verdadero lazo de solidaridad”. Sara Sofía Ledesma (49) partió de su provincia de Formosa a Buenos Aires en busca de mejores oportunidades para su familia, madre de 6 hijos. Creó el comedor comunitario donde cada día concurren un promedio de 150 personas desde hace 9 años.

-¿Hace cuánto que estás en el barrio?

- Hace 17 años que estoy viviendo en la villa.

¿Cómo está conformada tu familia?

Tengo 6 hijos argentinos, mi esposo era de la Provincia de Jujuy, falleció hace un año y medio, fue muy buen compañero, criamos a nuestros hijos. El primero lo tuve, cuando era muy joven, a los 15 años .

-¿Por qué se vinieron de Formosa?

-Nosotros nos fuimos de nuestra provincia en busca de algo mejor, trabajábamos la tierra desde muy chicos, la cría de animales, la tierra árida seca, que te da de vez en cuando batata, papa, mandioca, nada más. Con eso hacíamos trueque, pero no alcanzaba.

-¿Cuántos hermanos son?

-Nosotros somos 10 hermanos, 2 fallecidos, quedamos 5 mujeres y 3 varones.

-¿Todos están en Buenos Aires?

-Solo 2 hermanos, el mayor y yo. Lo seguí, y me quedé en la villa.

-¿De qué trabajabas antes del Comedor?

-Trabajé en Clarín, en Aerolíneas en limpieza de avión, pero en el 2000 hicieron limpieza de personal y quedé afuera.

-¿El comedor pertenece a alguna agrupación?

-Estoy en un movimiento Barrio de Pie, que antes era la CTA.

-¿Cómo fue salir a cortar las calles?

- Salimos a cortar las calles por falta de trabajo, pidiendo lo básico para alimentar a nuestras familias, no sabíamos el significado, ni el alcance del término “piquetero”, cuando salieron con las cacerolas la clase media nadie los tildó de “piquetero” que también pedían lo que ellos consideraban sus derechos.

-¿Te sentís defraudada?

- Estoy defraudada como mujer, pensé que quizás las cosas cambiarían, pero yo sigo recibiendo más de 150 personas por día, que vienen en busca de un plato de comida, entonces significa que seguimos mal.

-¿Cuáles son tus expectativas a futuro?

-Ojalá que los padres puedan recuperar la posibilidad de poder llevar el pan a la mesa de sus hijos, y vengan menos. Los chicos necesitan comer junto a su familia en su casa. Ese es mi sueño.

- ¿Cómo ves a la juventud en el barrio?

-Necesitan nuevas políticas de inclusión, apoyo por parte de los mayores, necesitan más presencia de sus padres, y cuando digo padres me refiero al padre y a la madre, todos los días. Se pueden evitar muchos conflictos.

-¿Cuál es el rol de la mujeres en el barrio?

-Las mujeres son las que más sacan coraje en tiempos de crisis, sacan el pecho y van hacia adelante, el hombre cree que construyendo la casa ya está. El hombre debe aprender a ocupar un rol de más compañerismo, de contención.

-¿Qué resaltás del barrio y en especial de tu trabajo?

-La solidaridad, no se en cuántos hogares argentinos se sientan a compartir un plato de comida y compartir lo cotidiano. Acá en el barrio somos una gran familia.